Cómo comer en un restaurante si estás a dieta

restaurante dieta

Estar a dieta no significa dejar de comer fuera de casa. Toma nota de estos consejos.

Conciliar vida social con estar a dieta es un reto pero no es imposible. Salir a comer fuera se asocia a excesos pero ambas cosas no tienen por qué ir irremediablemente unidas. Existe, claro que sí, la posibilidad de comer en un restaurante sin que ello implique coger kilos de más.  Y es que hoy en día las cartas  y los menús de casi todos los establecimientos ofrecen opciones saludables y compatibles con cualquier régimen.

Desde Montes de Galicia, uno de los restaurantes gallegos con más nombre de la capital, nos brindan una serie de pautas sobré cómo y qué comer fuera de casa si estamos a dieta.

1. Toma un snack saludable antes de ir a comer

Yogur

Así controlarás tu hambre y a la hora de pedir en el restaurante lo harás con mesura. Además evitarás la tentación de pedir platos calóricos. Una pieza de fruta, un yogur griego o un caldo vegetal te pueden ayudar a engañar al estómago.

2. Opta por aperitivos saludables

Si te gusta ir de tapeo o a tomar al aperitivo no tienes por que renunciar a ello si estás de dieta. Eso sí, huye de las patatas fritas o de los rebozados y  pásate mejor al jamón, los encurtidos, los boquerones en vinagre, los mejillones, los berberechos o un buen salpicón. En cuanto a la bebida, mejor una copa de vino tinto que una cerveza. Un zumo de tomate o agua con gas con una rodaja de limón también son una buena opción.

3. De primer plato: verduras o ensaladas

restaurante dieta

Las verduras a la plancha o cocidas son perfectas para comer fuera si estás régimen. Lo mismo ocurre con las ensaladas. El hecho de tener que masticar un rato hortalizas crudas lleva un trabajo gástrico importante que hace que se coma menos después. Eso sí, mucho cuidado con el aliño. Evita las salsas preparadas y alíñalas tu misma con aceite de oliva virgen extra, una vinagreta ligerita o simplemente sal y limón.

4. Pescados o carnes magras para el segundo.

Mejor a la plancha o al horno y sin salsas. En cuanto a la guarnición, cambias las patatas fritas por patatas cocidas, verdura o ensalada.  Muy importante es también controlar las porciones.

5. Postre sí, dulces no

restaurante dieta

Es aconsejable elegir fruta de temporada o un sorbete de limón sin alcohol. Si eres un amante del dulce, podrás darte el gusto con una infusión endulzada con miel y limón. O, si no hay más remedio, pide un postre para compartir con otros comensales.

6. Come despacio

Además de disfrutar más de la comida, tu cuerpo se saciará antes por lo que comerás menos cantidad. Pero no solo eso. Harás mejor la digestión.

Déjanos tus Comentarios