Tres beneficios del chocolate que no conocías

Chocolate

Un beneficio extra del consumo de chocolate es la reducción de los niveles de estrés y ansiedad.

No en vano, la civilización maya se refería a el chocolate como “el alimento de los dioses”. Cargado de minerales (contiene más hierro que las lentejas); magnesio, cobre, calcio y potasio, antioxidantes entre los que destacan los polifenoles y flavonoides. Y vitaminas (sobre todo, del grupo B).

El chocolate (negro) está considerado como un superalimento, siempre que se consuma con moderación. Según los expertos, una onza al día es la cantidad recomendable para sacar provecho de sus múltiples beneficios sin que suponga un exceso calórico. Te desvelamos los tres principales motivos por los que no debería faltar en tu dieta.

Es cardioprotector

Chocolate

El chocolate reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares.

Diversos estudios demuestran que el consumo de chocolate reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares. Y contribuye a bajar la presión arterial. Además, contiene altos porcentajes de ácido oléico y fitoesteroles, que ayudan a reducir los niveles de colesterol “malo” y aumentan los del “bueno”. Por otra parte, es muy rico en polifenoles. Sustancias químicas presentes en los vegetales, entre los que destaca la epicatequina.

Especialmente interesante a nivel del aparato circulatorio por promover la circulación sanguínea, incrementar la elasticidad de las paredes arteriales. Además reduce no solo la presión arterial, sino también la formación de las placas que causan arteriosclerosis.

Buen antioxidante

chocolate

El chocolate baja los niveles de cortisol (considerado como la hormona del estrés).

Fundamentales para el correcto funcionamiento de las células y de todas las estructuras del organismo, los antioxidantes son sustancias capaces de evitar o revertir la oxidación y el daño celular. Bloquean los efectos de los radicales libres, moléculas inestables que desencadenan todo tipo de reacciones celulares nocivas, que van desde el envejecimiento prematuro al desarrollo de enfermedades degenerativas, como puede ser el Alzheimer. Además, previene la pérdida de colágeno, lo que contribuye a mantener la piel joven y protegida.

Mejora la función cerebral

Chocolate

También provoca un subidón de energía casi inmediato.

Además de mantener a raya accidentes cerebrovasculares (como el ictus), el chocolate mejora la función cerebral, favoreciendo el flujo sanguíneo que llega al cerebro (lo que ayuda a mantener la memoria y prevenir la demencia).

Potencia los niveles de concentración y alerta y mejora la función cognitiva. Por no hablar del subidón de energía casi inmediato que provoca (similar al de una bebida energética pero sin las calorías y los azúcares añadidos). Por último, estimula los receptores cerebrales responsables del placer.

Déjanos tus Comentarios