Las claves para identificar una buena joya

Las joyas son capaces de transformar cualquier look/ Imagen de archivo.

Si queremos transformar de manera radical un look, no es necesario incorporar nuevas prendas a tu armario. Simplemente haciendo uso de la joya adecuada, nuestra ropa puede pasar de casual a arreglada con un sencillo gesto. Las joyas son, además, un complemento para la vida. De hecho, muchas pueden incluso acompañarnos en nuestro día a día y no solo en ocasiones especiales. Para elegir la pieza perfecta, desde Apodemia nos dan las claves que debemos seguir cuando vamos a comprar una joya.

1. Primer paso

Centrarnos en lo que necesitamos y pensar qué uso le vamos a dar. En general, salvando ocasiones concretas y especiales, se recomienda comprar joyas atemporales y sencillas. Lo mejor es que tengamos en nuestro joyero cosas versátiles que puedan convertirse en el complemento perfecto sea cual sea la ocasión. Incluso una joya minimalista tiene el poder de transformar nuestros estilismos.

2. Ocasiones especiales

Si en vez de hablar del día a día nos centramos en días especiales como por ejemplo una boda, se recomienda arriesgar. Dada la situación, podemos optar por piezas únicas donde predomine el detalle. Eso sí, siempre hay que tener en cuenta que la joya debe ser acorde al resto del look y no romper completamente su estética; de ser así el resultado no sería el esperado.

3. Materiales de calidad

Una de las coas más importantes en las que hay que fijarse es en la calidad de los materiales. Si ya tenemos claro qué pieza es la que queremos, hay que observar minuciosamente de qué está hecha esa joya: oro, plata… Además, debes tener en cuenta que si buscas una pieza de oro puro, el material más demandado, debe tener 24 quilates.

4. Baño resistente

En la actualidad, los procesos de metalurgia han permitido a la industria joyera renovarse e ir un paso más allá. En casi todas las piezas podemos encontrar diversas aleaciones de materiales resistentes. Eso sí, lo que hay que tener en cuenta es siempre el baño final. Esto es lo que determinará la duración de la pieza y hará que siempre tenga el color con el que has comprado esa joya.

5. Momentos de uso

Siempre hay que tener en cuenta que cada joya está ideada para un momento. Por eso, es necesario pensar cuándo y cómo nos vamos a poner la pieza en la que estamos interesados. Así, para el uso diario siempre hay que apostar por materiales resistentes que eviten golpes o arañazos.

Déjanos tus Comentarios