Chenoa revela los detalles más dolorosos de su ruptura con Bisbal

Chenoa

Chenoa, desvela todos sus secretos en su libro Defectos perfectos/ Instagram @chenoa

Chenoa ha decidido abrir su corazón y narrar como fue su ruptura con David Bisbal. El fin de una relación que terminó con una de las parejas más mediáticas y queridas de España, y que trajo consigo un sinfín de comentarios y rumores.

«Yo seguía flotando en mi nube de amor y flores blancas»

Ahora es la propia Chenoa quien habla sobre aquellos días. Sin dejar ningún detalle sin poner sobre la mesa. La joven pareja tenía muchos compromisos profesionales y viajes, pero la distancia no era problema para ellos, o eso pensaba Chenoa. «Una semana antes de regresar de su viaje, David me envió un ramo precioso con una nota que decía algo así como ‘Ya llego’. Yo seguía flotando en mi nube de amor y flores blancas, cómo no iba a hacerlo. Cuando regresó, yo estaba trabajando y, al volver a casa, me lo encontré con la maleta hecha». David le dijo que tenía que pensar, que necesitaba tiempo, que mejor lo dejaban.

«Ya había pasado otra vez y él había vuelto al poco tiempo, arrepentido y con las cosas claras: Él me quería. Y punto. ‘Tómate tu tiempo. No hay problema. Veremos qué pasa’. Cuando le llamé al día siguiente, no noté nada raro. Estaba viendo la tele con sus padres. No pensé que la cosa fuera definitiva», dice. Pero lo era, Al parecer. «Unos días más tarde, alguien me llamó por teléfono. No soy capaz de recordar quién fue. ‘Pon la tele’. Allí estaba David, en una rueda de prensa en Caracas, encantado de la vida, diciendo que no estaba con nadie”, continua la cantante.

David Bisbal y Chenoa paseando cuando estaban juntos.

«Era el peor día de mi vida»

«Esas palabras se me clavaron en el pecho como balas, no podía respirar. Su ropa estaba en el armario. Desde el sofá donde me sentaba podía ver sus cosas, que aún estaban por toda la casa. Aquello tenía que ser una broma de mal gusto, pero no: era el peor día de mi vida».

Tras ver aquello en televisión, Chenoa intentó contactar con Bisbal sin resultado: “Le llamé y una voz contestó que aquel número no correspondía a ningún usuario. Él no estaba con nadie y el teléfono no era de nadie. Volví a marcar. Nada”. Parece que el intérprete de Corazón Latino había cambiado de número.

«Nuestra relación murió cuando se asentó como estrella internacional»

Es una de sus frases sobre la ruptura, mientras como continua narrando todo lo que vivió aquel día. “Llamé a su hermana. Vaya papelón, la pobre. Me dijo que lo entendiera, que no me podía dar el número nuevo. Había cambiado de teléfono. Fue devastador».  “Me llamó la hermana de David y me dijo que vendrían de una empresa de transportes a dejar unas cajas para que metiéramos sus cosas dentro. ¡Ah, por cierto… cuidado con los premios!», dice sobre su charla con María del Mar Bisbal.

«¡Sus putos premios! Recuerdo a mi madre mirando aquellas cajas que nosotras debíamos montar, toda aquella ropa que nosotras debíamos doblar y todos aquellos premios que debíamos tratar con cuidado. Otra madre lo habría tirado por la ventana sin ningún miramiento. Y que lo recogiera el mismo señor que vino a buscar su coche, pero ella no es así”. 

Chenoa enfrentándose a la prensa tras enterarse por televisión de su ruptura definitiva.

«Al cabo de un par de meses salió a la luz su relación con Elena Tablada, no tenía fuerzas ni para enfadarme.»

Además no podía dejar de lado en este libro el momento en el que tras la ruptura bajo a su casa para enfrentarse a las preguntas de la prensa. «En ese infierno andaba, cuando vi que mi portal estaba lleno de cámaras y, que nadie me pregunte por qué, se me ocurrió bajar de aquella guisa. Nadie en mi situación sabría contestar. Imagino la cara de mi amiga cuando me vio, lacrimógena perdida, ante las cámaras. Vino volando a rescatarme”, relata.

«Cuando al cabo de un par de meses salió a la luz su relación con Elena Tablada, no tenía fuerzas ni para enfadarme. Solo me flagelaba. El abandono, el rechazo, la tristeza inmensa, todo era culpa mía. O, al menos, eso creía yo. Qué manía esta nuestra de culpabilizarnos por los comportamientos de otros. Qué gran error», reflexiona también sobre este díficil momento de su vida.

Más allá de una ruptura muy dolorosa, Chenoa no permite que eso sea lo que defina su vida. Por ello su libro, que se agotó de la plataforma Amazon en solo dos horas, habla de mucho más, como sobre su crecimiento personal y profesional. De cómo ha sabido alejarse y superar todo aquello. Un excelente momento que ahora más que nunca vive, a punto de estrenar la sexta temporada de Tu cara me suena y desbordante de felicidad Chenoa lo tiene claro, nunca más saldrá en chándal (y menos por un hombre).

Déjanos tus Comentarios