Chelo García Cortés y Mahi, problemas en el paraíso

Chelo García Cortés ha sacado su lado más "organizador" en Supervivientes

Chelo García Cortés ha sacado su lado más «organizador» en Supervivientes. / Mediaset.

Según avanza el concurso de Supervivientes, las tensiones estallan por unos lugares o por otros. Hasta ahora, era el grupo el que tenía las discusiones, los que se enfrentaban entre ellos. Ahora parece que la convivencia y el aislamiento de Chelo y Mahi está comenzando a hacer mella en ellas.

Durante mucho tiempo el Pirata Olvidado vivía solo en su isla, sin embargo la unificación trajo también la convivencia a este lugar de calma y silencio. Si entre varios es complicado organizar las cosas, parece que entre dos tampoco es más sencillo.

Chelo quiere hacerlo a su manera

Chelo y Mahi recogen leña siguiendo las instrucciones de la periodista

Chelo y Mahi recogen leña siguiendo las instrucciones de la periodista. / Mediaset.

Para Chelo García Cortés participar en Supervivientes es todo un sueño cumplido. La periodista ya había intentado entrar en el concurso años anteriores pero no ha sido hasta 2019 cuando por fin ha podido hacer este deseo realidad. Para ello ha estado preparándose para ser una gran superviviente y eso incluye aprender a pescar y hacer fuego. 

Es muy consciente de que esos son los básicos para permanecer más o menos fuerte en el concurso, por eso, cuando al levantarse Chelo ha visto que no había fuego, su día ya ha comenzado regular. «Hoy Chelo se ha levantado muy rara, creo que no ha dormido bien», comentaba a cámara Mahi. «El tema de que se nos haya apagado el fuego esta noche ya le ha perturbado al cabeza».

Ella de órdenes… y Mahi hace lo que quiere

Mahi pesca donde dice Chelo, pero luego se va donde quiere ella

Mahi pesca donde dice Chelo, pero luego se va donde quiere ella. / Mediaset.

No la falta razón a Mahi en sus palabras ya que casi lo primero que le ha dicho Chelo al despertar ha sido: «Necesito que te espabiles». A partir de ahí, un día cargado de tareas, como la de recoger leña para encender el consabido fuego. Chelo ha sacado a la organizadora que lleva dentro y ha comenzado a dar órdenes sobre cómo había que hacer las cosas, cómo llevar la leña, dónde pescar y cómo hacerlo…

Por su parte, Mahi ha optado por escuchar atentamente las palabras de su compañera de destierro y luego hacer lo que ella considera más adecuado. La costurera tiene su propia forma de cargar leña y sus propias ideas sobre dónde hay que pescar y como y no parece dispuesta a seguir las instrucciones de Chelo. Ambas tienen las cosas muy claras, ¿aumentará la tensión hasta estallar?

Déjanos tus Comentarios