Chelo García Cortés, en pie de guerra por su mascota

Chelo García Cortés

Chelo García Cortés no pudo más y estalló. Está dipuesta a todo para defender a su mascota/ Telecinco.

Chelo García Cortés ha estallado. La colaboradora de Sálvame no ha podido más y ha contado en el programa de Telecinco una difícil situación que está viviendo. Y es que, según desveló su compañero Kiko Hernández, su mascota podría estar en problemas.

Se trata de Maggy, una pequeña perrita que, un día en el espacio de La Fábrica de la Tele, Chelo adoptó en directo. Desde ese día, ambas se han convertido en inseparables; se adoran la una a otra y no se puede negar que entre dueña y mascota se ha forjado un vínculo especial. Y, como bien afirma la periodista, nadie podrá separarlas.

Y es que esa unión podría estar a punto de cambiar. Al parecer, le piden que devuelva a la perrita. Tal y como desveló Kiko, Chelo García Cortés «va a recibir una demanda para que devuelva a Maggy». Los antiguos dueños reclaman que la periodista no quiso firmar un contrato que ellos le presentaron, por lo que la mascota es suya.

Chelo García Cortés, a por todas

Chelo adora a su perrita. En sus redes sociales no para de subir fotos de Maggy/ Instagram @chelo.garciacortes

Chelo adora a su perrita. En sus redes sociales no para de subir fotos de Maggy/ Instagram @chelo.garciacortes

Un documento que, al parecer, supondría la adopción definitiva del animalito. Por ahora, Chelo solo cuenta con la acogida temporal; quedan por arreglar los últimos papeles legales. También le reclaman los antiguos dueños de Maggy poder visitarla. Así como unos gastos que la periodista se niega a pagarles; de hecho, afirma que los abonará a la asociación, no a los particulares. Por estas razones, los primeros propietarios no le mandan el papel que falta.

Según ha develado la tertuliana de Sálvame, su abogado ya se ha puesto en directo con el representante legal de la otra parte. Este les ha reclamado por vía urgente el contrato final para poder finalizar el papeleo. Si no, afirma, Chelo se reserva todo el derecho a emprender acciones legales. Desde luego, está dispuesta a defender con uñas y dientes a su mascota, a la que ya considera como de su familia.

Déjanos tus Comentarios