Cayetano Martínez de Irujo abre su corazón

Cayetano Martínez de Irujo recuerda con emoción a su padre

Cayetano Martínez de Irujo recuerda con emoción a su padre. / RTVE.

No es la primera vez que vemos lágrimas en los ojos de Cayetano Martínez de Irujo, pero normalmente van asociadas al recuerdo de su madre. Esta vez, ha sido la memoria de su padre, su recuerdo, el que nos ha permitido conocer un poco más el alma de Cayetano.

Porque el programa Lazos de Sangre esta vez iba dirigido a recordar la figura de Luis Martínez de Irujo, primer marido de la duquesa de Alba y padre de sus hijos. Su ausencia parece haber dejado un vacío grande en sus descendientes, casi tan grande como la influencia que su vida dejó también en ellos.

Luis Martínez de Irujo

Los duques de Alba presentado a su primogénito, Carlos.

Los duques de Alba presentado a su primogénito, Carlos.

La figura de Luis Martínez de Irujo, fallecido a los 52 años, es desconocida por el gran público. Este programa ha querido recordarle en la memoria de quienes más le quisieron, sus hijos, Alfonso, Carlos, Cayetano y Eugenia. Luis fue el responsable de modernizar y convertir la casa de Alba en lo que es hoy día. Creó la fundación Casa de Alba, así como un registro de todas las obras literarias de sus bibliotecas, entre otras cosas. En definitiva, sentó las bases para que el conocimiento que a lo largo de los años habían acumulado los Alba no se perdiera y estuviera organizado.

Además lo hizo dejando profundas huellas en el corazón de sus hijos, que recuerdan las bondades de su padre con gran emoción. Humilde, honesto, discreto, cercano, cariñoso… sus hijos no escatiman en piropos para el duque Luis. Una figura a la que recuerdan con gran cariño, que todavía está presente en sus vidas a diario y cuya muerte les marcó. El propio Cayetano destaca de él una cercanía y familiaridad que echó de menos en su madre, a quien señala como mucho más fría.

La emoción de Cayetano

Cayetano durante un momento de la entrevista

Cayetano durante un momento de la entrevista. / RTVE.

Cayetano Martínez de Irujo fue uno de los que más emocionado se mostró. La enfermedad de su padre, que murió en Houston a causa de una leucemia, y, sobre todo cómo le comunicaron su muerte, le marcaron de una forma especial. «Nos tuvieron durante días a mi hermana y a mí rezando para que mi padre se curara cuando mi padre ya estaba muerto». Asegura que pensó que su padre le había abandonado y necesitó terapia para entender qué había sucedido y cómo le había afectado a lo largo de toda su vida.

«Todavía me cuesta, todavía me sube la emoción y la tristeza porque no me dejaron despedirme de mi padre… Todavía todas las noches besó su foto antes de acostarme y la beso al levantarme», recordaba con visible emoción en la voz. Él fue el único de los hermanos que acudió al debate posterior a la emisión del reportaje, y también uno de los que más abierto se mostró en su entrevista. No ocultó las diferencias que tiene con su hermano Carlos, el actual duque de Alba, con quien desde que murió su madre parece que las diferencias son más evidentes.

Déjanos tus Comentarios