Carlota Casiraghi, la viva imagen de Carolina de Mónaco

Carlota y Carolina de Mónaco de joven

Carlota Casiraghi, considerada como una de las mujeres más bellas del mundo, cumple hoy treinta y un años. Madre de un hijo, el pequeño Raphael, fruto de su relación con el actor Gad El Maleh, vive actualmente una apasionada relación con Dimitri Rassam.

Aunque a su edad su madre, Carolina, era una feliz y estable madre de tres hijos casada con Pierre Casiragui, que moriría en 1990 –dejando huérfana a una pequeña Carlota a la temprana edad de tres años-, son muchas las semejanzas entre ambas. A la bella Carlota  no le ha hecho aún nadie una canción como la que dedicó a Carolina Moncho Alpuente, un gran hit en la época de La Movida, pero todo se andará.

Estas son algunas de las semejanzas que hemos encontrado con su madre, aparte, por supuesto del parecido innegable entre ellas.

1. Ambas han estado enamoradas de personajes relacionados con el cine

Lamberto San Felice y Carlota

Carlota Casiraghi y su expareja, Lamberto San Felice, pasean por París.

Si Carlota está ahora mismo con un productor de cine y salió con un director, Lamberto San Felice, Carolina estuvo enamorada de Robertino Rosellini, hijo de Roberto Rosellini e Ingrid Bergman; más tarde vivió un largo idilio y compartió techo con Vincent Lindon en su etapa denominada provenzal, cuando vivía en el sur de Francia con el intérprete. Una falda de estampado sencillo en negro lucida por ella en esa etapa creó tendencia en el mundo entero.

Vincent Lindon y Carolina

Vincent Lindon y Carolina en el Gran Prix de Mónaco

2. La afinidad con sus madres

Tanto Carolina como Carlota se han llevado muy bien con sus respectivas progenitoras. Ambas sienten un amor infinito ellas. El llanto de Carolina cuando Grace murió en accidente de tráfico y su desconsolada actitud ante el féretro de su madre, ocupó portadas y portadas de la prensa del corazón. También las tiernas instantáneas de Grace Kelly con una regordeta Carolina de niña.

carolina-carlota y grace kelly

La nieta de Grace, Carlota, parecía de pequeña un clon de su mamá cuando era niña. Los problemas de Grace con su hija llegarían en la adolescencia, dado su temperamento rebelde. Carolina, por su parte, aprendió que no servía de nada intentar llevar la contraria a una jovencita con carácter que decide ponerse el mundo por montera y fue mucho más tolerante con su hija Carlota.

3. A ambas se las intentó casar con un Windsor

Andrés de Inglaterra y Carolina de Mónaco

A Carolina la intentaron emparejar con Carlos de Inglaterra, pero no hubo feeling en sus encuentros; lo mismo ocurrió entre Carlota y el Príncipe Harry. Hubiera sido una boda la de estos últimos que habría causado un enorme interés en la prensa mundial. El enlace entre los hijos de las dos reinas de la prensa rosa: Lady Di y Carolina.

4. Las dos guardan un extraordinario parecido con la madre de Rainiero, Carlota Grimaldi.

Carlota-de-Mónaco,-Charlotte-Grimaldi-y-Carolina-de-Mónaco

Carlota Grimaldi de Mónaco, duquesa de Valentinois –fallecida en 1977-, fue una de las mujeres más bellas de su tiempo. En honor a ella lleva la hija de Carolina su nombre. El parecido entre las tres es indudable. Fue hija ilegítima de Luis II de Mónaco y de Marie Juliette Louvet, una lavandera.

Han sido los Grimaldi una dinastía pionera en mezclarse con plebeyos; aunque Carolina, que aún no se ha divorciado de Ernesto Augusto para conservar el título de Alteza Real que le corresponde como miembro de la Casa de Hannover (mejor considerado entre los royals), ha roto esa tradición.

5. Las dos son iconos de moda y estilo

Carlota-de-Mónaco-y-Carolina,-iconos-de-estilo

Carolina, fiel a Chanel, está considerada una de las mujeres más elegantes del mundo. Su hija no le va a la zaga, aunque suele establecer compromisos con Gucci, quien ha patrocinado su carrera como amazona y organiza torneos en los que ella es la protagonista absoluta (al menos para los fotógrafos).  Karl Lagerfeld las adora a ambas por igual.

6. Ambas se han puesto el mundo por montera en cuanto a sus relaciones amorosas

Carolina-de-MOnaco-y-Philipe-Junot

La boda de Carolina de Mónaco y Philippe Junot supuso un escándalo. Grace y Rainiero intentaron quitarle la idea de la cabeza a una jovencísima Carolina, de quien llegó a decirse que era tan joven que parecía una niña de primera comunión del brazo de su padre más que una novia. Tenía 21 años. Antes unas escandalosas fotos de la pareja en un barco, con Carolina en topless, habían dado la vuelta al mundo. Dos años duró la relación.

Más tarde Carolina se consolaría en brazos de Guillermo Vilas, un tenista argentino, y Robertino Rosellini, con quien se vaticinaba boda, se quedó compuesto y sin novia.

Carolina-de-Monaco-y-Guillermo-vilas

Tampoco su hija ha mostrado una actitud convencional dentro de las costumbres de las Casas Reales Europeas… Su madre ya había abierto camino. No tuvo inconveniente en unirse a un actor quince años mayor que ella (diferencia semejante a la de Carolina y Junot) y tener un hijo de soltera con él, Gad ElMaleh.

Carlota, Gad el Maleh y Rafael

7. Hagan lo que hagan, conservan intacto su glamour, al contrario de lo ocurrido con Estefanía

No ha llevado Carolina una vida ejemplar. De hecho, le robó el marido a Chantall Hotchuli, su mejor amiga, casada anteriormente con Ernesto de Hannover. Y sus escándalos de juventud no han mermado en absoluto su glamour. Lo mismo le ocurre a Carlota, cuya vida sentimental ha sido algo más sencilla que la de su madre; aunque dejó plantado, según se publicó, a Alex Dellal para iniciar una relación con Gad.

No le importó tampoco a Carolina casarse por lo civil, un auténtico escándalo en la realeza en aquellos tiempos, con Casiraghi; hasta 1993, cuando el el papa Juan Pablo II firmó un decreto en el que se reconoció como a los tres hijos de la pareja, sus hijos eran considerados ilegítimos a los ojos de la Iglesia y estaban excluidos de una posible sucesión al trono del principado de Mónaco. Un privilegio que no se otorga a cualquiera.

C

Ernesto Augusto de Hannover estuvo casado con Chantal Hotchuli, una de las mejores amigas de Carolina, hasta que ella lo enamoró.

Como puede verse, al contrario que a Estefanía, Carlota y su madre se ha situado por encima del bien y del mal. Mientras, la tía díscola de Carlota ha sido relegada de los principales actos de Mónaco durante muchos años hasta que su hermano, que la adora, ha llegado al poder tras la muerte de Rainiero.

9. Ambas han protagonizado innumerables portadas de las más importantes publicaciones del mundo

Portadas en Vogue de Carlota y Carolina

Cuesta trabajo distinguir quién es quién. Madre e hija, como en su momento ocurriera con la abuela, Grace Kelly, han protagonizado infinidad de portadas de Vogue.

10. Ambas son grandes deportistas

Carolina y Carlota Deportistas

Si Carlota ha destacado con la hípica, no es menos cierto que adora el mar; una pasión que comparte con su madre, a quien le encanta la pesca con buceo, amén de ser una gran cazadora. También ha destacado Carolina desde siempre en la práctica del esquí.

Déjanos tus Comentarios