Carlota Corredera y su extraña actitud con el Maestro Joao

La actitud de Carlota Corredera despertó las risas entre sus compañeros, que no esperaban su actitud. / Mediaset.

La actitud de Carlota Corredera despertó las risas entre sus compañeros, que no esperaban su actitud. / Mediaset.

Se acerca la nueva expulsión de GH VIP y, para que cada nominado tuviera su tiempo para explicaciones, Carlota Corredera se desplazó hasta la casa de Guadalix de la Sierra para entrevistarse con Kiko Jiménez y el Maestro Joao.

Un papel que la periodista se tomó muy en serio, tanto es así que su profesionalidad, seriedad y, por qué no decirlo, frialdad con los concursantes llamó mucho la atención de sus compañeros, que seguían el desarrollo de los acontecimientos desde el plató de Sálvame.

Carlota Corredera, muy profesional

Durante su entrevista con Kiko no hubo ningún problema, las risas llegaron con Joao. / Mediaset.

Durante su entrevista con Kiko no hubo ningún problema, las risas llegaron con Joao. / Mediaset.

Carlota iba con instrucciones precisas, no podía comentar con los concursantes nada del exterior, ni podía darles ningún tipo de información ni responder a sus preguntas. Ella llevaba un guión que tenía que seguir y por ello no quiso saltarse las estrictas normas que le habían impuesto.

En su cara se reflejaba que no estaba tranquila y relajada como en una tarde cualquiera de las que comparte con sus compañeros de Sálvame. Como una «señorita Rottenmeier», no abandonó su personaje en ningún momento, ni siquiera cuando Maestro Joao, tras pasarse toda la entrevista llorando, le preguntaba si le podía dar un beso, «Creo que no», contestaba ella, provocando con su respuesta las risas de sus compañeros en plató.

Cachondeo en el plató de Sálvame

Tras le entrevista, Joao incluso le preguntaba si estaba enfadada con él, Carlota por supuesto negaba que este fuera el caso. / Mediaset.

Tras le entrevista, Joao incluso le preguntaba si estaba enfadada con él, Carlota por supuesto negaba que este fuera el caso. / Mediaset.

Carlota se encontró con una situación que no habían contemplado cuando planearon las entrevistas. Ante la duda del Maestro, probablemente pensó que, consolar a uno de los concursantes podría verse como una muestra de favoritismo. Por ello optó por esquivar la cuestión de la mejor manera posible, algo que hizo mucha gracia a su compañero Jorge Javier Vázquez.

El presentador no pudo evitar la extraña actitud que había visto en su compañera, con la ironía que le caracteriza. Bromeó sin pudor sobre el exceso de celo por parte de Carlota y aclaró que podría haberle dado un beso sin problemas. «Como ha estado llorando, no quería que le dejara los churretones en la cara», decía provocando carcajadas entre los compañeros.

Déjanos tus Comentarios