Cáncer de piel, detéctalo a tiempo

Salud LOVE, MelanomaLa semana en la que se celebra a nivel europeo el día del melanoma, hemos hablado con un prestigioso dermatólogo para que nos cuente cómo podemos prevenir el cáncer cutáneo. Aprende las señales que deben de darte la voz de alarma antes de que el ‘veneno’ traspase tu piel.
Melanie Griffith superó un cáncer cutáneo
En diciembre de 2009 Melanie Griffith se sometió a una cirugía para extirparle unas ligeras capas de piel en la cara -debajo del ojo derecho- debido a un cáncer cutáneo. Afortunadamente la enfermedad estaba en una fase muy temprana y no ha tenido complicaciones posteriores.

Según el “informe para el mejor abordaje del melanoma en España”, publicado a finales de noviembre de 2011, cada año se diagnostican 3.200 nuevos casos de melanoma en nuestro país, tumor responsable del 80% de los fallecimientos por cáncer de piel. Sobre este tema de candente actualidad hemos hablado con el Doctor Luis Pastor Llord, Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Ruber Internacional. Él nos da un mensaje clave: la detección precoz es la única posibilidad de curación.

P: Hablamos mucho de cáncer de piel. ¿Pero puede explicarnos en qué consiste exactamente?
R: La capa externa de la piel, llamada epidermis, contiene tres tipos de células, queratinocitos, células basales y melanocitos, que son las que producen la pigmentación. Dependiendo en qué tipo de célula se origine el cáncer hablaremos de carcinomas (basales o espinocelulares) o melanomas.

P: Y este último es al que más hay que temer…
R: Sí, es el tumor de piel más peligroso. A día de hoy no hay un tratamiento eficaz para acabar con él salvo la detección precoz y la extirpación del melanoma cuando está en un estado inicial. Cuando su crecimiento vertical está por encima de 1 mm. lo consideramos peligroso, pues puede dar metástasis. Y una vez que ha hecho metástasis los tratamientos que tenemos son solo paliativos, para alargar la vida.

P: Entonces es fundamental la autoexploración para la detección precoz.
R: Sí, es vital. Si el melanoma se extirpa con un grosor por debajo de 1 mm. podríamos estar hablando de curación en un 95% de los casos. El mensaje que hay que dar a la población es que la única posibilidad de curar el cáncer de piel es con la detección precoz. La gente debe hacerse revisiones de sus lunares y, ante la más mínima sospecha, acudir a un especialista.

P: ¿Cuáles son los principales factores que inciden en el desarrollo de un melanoma?
R: El factor genético es importante. La gente que tenga padres, tíos, abuelos que hayan tenido un melanoma tiene que estar más alerta. También es determinante el sol. Está demostrado que este tumor es habitual en personas que han tenido quemaduras solares a lo largo de su vida o exposiciones solares intermitentes. Por ejemplo, gente que trabaja en una oficina y el fin de semana hace deporte al aire libre sin protección y se quema. El organismo va reparando los daños que el sol produce en el ADN de las células, pero llega un momento en el que ya no es posible reparar el daño que se ha producido y no hay vuelta atrás.
Entonces, ¿se puede decir que el moreno no es saludable?
Sí, porque cuando te pones moreno es porque ya ha habido un daño en los genes y entonces la célula reacciona y suelta melanina. El bronceado es la
protección natural de nuestra piel ante el sol, por lo que lo saludable es estar blanco. Hay que aprender a exponerse al sol con protección y sin abusos. Cubrirse la cabeza con gorros, sombreros… Lo que no tiene ningún sentido es que, con lo que hoy sabemos sobre el daño que produce el sol en nuestra piel, la gente se siga tumbando a tomar el sol en la playa o la piscina.

P: ¿Es más proclive a padecer un cáncer de piel la gente que tiene muchos lunares?
R: Sí, es un factor de riesgo importante, por eso a la gente que tiene más de 50 lunares les hacemos un mapeo digital, que consiste en hacer fotografías de grandes zonas, por ejemplo el tronco, las piernas… para, pasado un tiempo, comprobar si algún lunar ha cambiado o ha aparecido alguno nuevo sospechoso. A las personas que tienen más de 50 lunares o más de 6 irregulares les hacemos un seguimiento con dermatoscopia, que es una prueba en la que se ven los lunares sospechosos con un aparato microscópico que permite identificar si los nevus son malignos o no. Este es el método de detección más seguro que tenemos. No obstante, mi recomendación es que todo el mundo acuda al dermátologo una vez al año para que supervise sus lunares.

¿En qué lunares debo fijarme?
Por el momento la única forma precisa de diagnosticar un melanona es mediante biopsia, técnica que consiste en la extracción de todo el lunar sospechoso o parte del mismo y hacer un examen patológico en el laboratorio para determinar si existen células cancerosas.
No obstante, antes de ese paso, que decidirá el dermatólogo en función de sus sospechas, debemos autoexaminarnos una vez al mes. El sistema ABCDE es un procedimiento muy sencillo que permite detectar los primeros signos del melanoma. Los lunares que presentan las siguientes características deben ser examinados por un experto.

– Asímetría. Si al trazar en un lunar una línea por su eje es asimétrico, ya tiene un criterio de peligro.
– Bordes irregulares. Hay que prestar especial atención a los lunares con bordes desiguales.
– Colores diferentes. Este es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. Si un lunar tiene más de dos colores distintos o el color dentro del lunar está distribuido irregularmente, hay que acudir al médico.
– Diámetro mayor de 6 mm. Cuanto mayor es el diámetro de un lunar, mayor peligro, aunque lo realmente importante en el caso de los melanomas es su grosor. Por encima de 1 mm., se considera peligroso, pues puede dar metástasis.
– Evolución. Todos los lunares cambian en la misma persona al mismo ritmo y tienen una evolución similar, así que si uno en particular crece en exceso, pica o sangra hay que consultar lo antes posible a un dermatólogo, no se puede dejar pasar.

Varios tipos de tumores
La piel tiene multitud de células y, dependiendo de cuál es la que se maligniza, se distinguen tres tipos de tumores malignos cutáneos. Los carcinomas son los más frecuentes, pero menos agresivos. El melanoma es el más peligroso.

1.- Carcinoma de células basales.
Por lo general se da en las áreas que han estado expuestas al sol. A menudo aparece en forma de un abultamiento con apariencia suave y nacarada y tarda muchos años en crecer.
2.- Carcinoma espinocelular.
Suele aparecer como un abultamiento rojizo y duro que crece en poco tiempo. A veces puede sangrar o desarrollar una costra. Suele rondar el 15% de aparición de metástasis si no se coge a tiempo.
3.- Melanoma.
Se identifica fácilmente por su aspecto negruzco. Crece en meses o años de forma superficial, momento idóneo para su extirpación. Posteriormente se reducen las posibilidades de curación.

Dejanos tus Comentarios