Bruce Willis y Demi Moore se hacen un «selfie» en familia

La foto fue compartida por la actual mujer de Bruce Willis

Bruce-demi-int

Instagram: @emmahemingwillis

Desde que se divorciaron en el año 2000, la estrecha relación de Bruce Willis y Demi Moore ha sorprendido a propios y extraños. Lo habitual es que, tras terminar una larga relación -estuvieron 13 años casados-, ambas partes prefieran mantener las distancias. Pero este no es el caso de los Willis-Moore quienes, por el bien de sus tres hijas, han olvidado todas sus diferencias y continúan estando ahí, el uno para el otro, en todo lo que necesiten.

En esta ocasión, el motivo no era otro que apoyar a su hija mayor, Rumer, en su paso por el programa de baile Dancing with the Stars, donde la joven actriz está cosechando grandes triunfos y, además, consiguiendo una figura de escándalo. Gracias a este programa, el público estadounidense ha podido conocer un poco más sobre ella, que sin pretenderlo ha sido famosa desde la cuna.

Una fama que no siempre ha llevado bien ya que, durante su adolescencia sufrió acoso por su aspecto físico. Esta sincera confesión provocó las lágrimas de su madre, que no pudo evitar llorar al escuchar cómo su hija contaba lo mucho que le dolía que le dijeran que, en lugar de parecerse a su madre, tan guapa y maravillosa, se parecía «a su masculino padre», y se enfrentaba a insultos tan ofensivos como que le llamaran «cara-patata», llegando incluso a plantearse pasar por quirófano para cambiar su aspecto.

Sin embargo esta etapa de la vida de Rumer parece haber quedado atrás gracias al apoyo de su familia. Sobre todo de Tallulah, su hermana pequeña, de quien ha confesado sentirse muy orgullosa por luchar con la fuerza necesaria para superar sus problemas emocionales y psicológicos. La pequeña de las tres hermanas tuvo que ser ingresada en 2014 en un centro de rehabilitación para superar su «Trastorno Dismórfico Corporal», una enfermedad que se manifiesta como una obsesión por un problema de la apariencia, real o imaginario, lo que hace que perciban una imagen distorsionada de su cuerpo.

 

Se confirma la infidelidad de Kutcher

Sin embargo las hermanas no son las únicas que lo han estado pasando mal últimamente. Tras su divorcio de Ashton Kutcher, Demi Moore lo pasó realmente mal, incluso tuvo que recibir ayuda psicológica para superarlo. La extrema delgadez de la actriz y su tristeza pusieron sobre aviso a sus hijas, quienes no lo dudaron y avisaron a su padre para juntos poder ayudar a Demi. Ahora y gracias al apoyo de su familia ha conseguido olvidarse del hombre que se convirtió en su obsesión y del que se separó cuando todavía estaba muy enamorada.

Siempre se apuntó hacia las posibles infidelidades del actor de Dos hombres y medio como motivo del divorcio, pero las cosas parecen haberse aclarado gracias a las sorprendentes declaraciones de Scott Eastwood, hijo del actor y director de cine Clint Eastwood.

Todo sucedió en el programa de entrevistas Watch What Happens Live. El presentador charlaba con Jon Cryer (actor de Dos hombres y medio) y le preguntaba si había sido incómodo trabajar con Kutcher ya que, de jóvenes, Jon y Demi había tenido una breve relación. Ocasión que aprovechó Scott para confesar la relación que le une a la expareja de actores: Ashton habría «dormido» con la que por entonces era la pareja de Scott, Sara Leal, por lo que en ese romance habría una doble traición.

De momento ninguno de los otros implicados ha querido confirmar nada, pero Kutcher no parece estar muy contento con que se hable sobre su pasado, sobre todo ahora que ya ha pasado página y ha rehecho su vida junto a Mila Kunis, con quien tiene una hija, Wyatt Isabelle.

 

Déjanos tus Comentarios