Todo lo que pudo salir mal, y falló, en las bodas reales británicas

Las otras bodas de la Familia Real británica

La reina Isabel y el duque de Edimburgo se casaron el 20 de noviembre de 1947 en la Abadía de Westminster. Y con ellos comenzaron los problemas en las bodas reales británicas…

Desde que el príncipe Harry y Meghan Markle anunciaran su compromiso, la locura en Reino Unido por la boda real ha estallado. Así, a pocos días de que esta se celebre en el Castillo de Windsor (será el próximo 19 de mayo), se están conociendo más detalles sobre el protocolo de este tipo de eventos. Y, con ello, se han hecho públicas curiosidades sobre otros enlaces de la Familia Real británica.

Por ejemplo, se ha sabido ahora que a la reina Isabel II se le rompió la diadema que iba a llevar con su look nupcial la propia mañana de la boda. Los joyeros de Palacio, junto con un profesional reputado del sector, tuvieron que arreglarla corriendo. Finalmente, consiguieron que la entonces futura monarca británica la luciera en su día especial.

Las otras bodas de la Familia Real británica

Los padres del príncipe Harry se casaron en la Catedral de San Pablo el 29 de julio de 1981.

El príncipe Carlos, por ejemplo, le traicionaron los nervios. Tanto, que se equivocó al recitar sus votos. Pero peor fue el caso de Diana, que se equivocó al decir el nombre de su futuro marido; le llamó «Philip Charles Arthur George» en vez de Charles Philip.

Eso sí, nada comparado con lo que le pasó al príncipe Carlos en su segunda boda, cuando se casó con Camila Parker Bowles; la muerte del Papa Juan Pablo II hizo que tuvieran que cambiar la fecha del enlace. En vez de celebrarse el día 8 de abril, como estaba previsto, la atrasaron un día. Así, se casaron el 9 de abril de 2005.

Las otras bodas de la Familia Real británica

La segunda boda del príncipe Carlos tuvo lugar el 9 de abril de 2005. La fecha prevista del enlace estaba programada para un día antes.

Volviendo a Carlos y Diana, a la fallecida princesa de Gales le sucedió una de las peores pesadillas que le pueden pasar a una novia: todo su vestido se estropeó en la carroza. Así, caminó hasta el altar con su pomposo vestido totalmente arrugado. Además, la corona que lució todo el día le provocó un horrible dolor de cabeza, ya que no estaba acostumbrada a llevar joyas de ese tipo.

El hijo mayor de Carlos y Diana, Guillermo, tampoco se libró de los problemas el día de su boda. De hecho, pronunció el “sí, quiero” sin haber pegado ojo en toda la noche. Los nervios por su gran día junto con los cánticos de unos ciudadanos que se apostaron bajo su ventana le impidieron dormir.

Las otras bodas de la Familia Real británica

La boda real del príncipe Guillermo y Kate Middleton se celebró en Londres el 29 de abril de 2011.

Y aunque no le pasó nada ni a él ni a Kate Middleton en el altar (salvo, quizá, que la novia fue eclipsada totalmente por su hermana y dama de honor, Pippa Middleton), sí hubo varios incidentes en la jornada. Uno de ellos, un caballo del Palacio de Buckingham que, asustado, huyó entre el gentío tirando a su jinete; afortunadamente, no hubo que lamentar heridos.

Con semejantes antecedentes familiares, no sabemos si Meghan Markle y el príncipe Harry estarán rogando que nada suceda el día de su boda. La respuesta la tendremos el próximo 19 de mayo, cuando la ceremonia tenga lugar.

Así han sido las bodas en la Familia Real británica

Las otras bodas de la Familia Real británica

Ver galería de fotos

Las otras bodas de la Familia Real británica

Déjanos tus Comentarios