Sí, llegó al final, fiel a su cita, la Navidad

Navidad

Que el tiempo vuela, eso está claro, y para muestra este post. Apenas regresamos de las vacaciones de verano y las “olas” del primer trimestre escolar, nos han llevado en volandas hasta la noche de Halloween, para cruzada la frontera del «Black Friday», superar como quien no quiere el puente del día de la Constitución, antes de meternos de lleno en ese tiempo de “paz y amor” que en esta parte del mundo llamamos Navidad.

Navidad

A mí, el año me pasa a mil por hora… ¿Será porque tengo “dos razones” que no me dejan ni un segundo para aburrirme…?

Por mucho que te vendan la moto con el tópicos de que la familia, vuelve a casa por Navidad: “la gran familia era una película”!!!

Por mucho que te vendan la moto con el tópicos de que la familia, vuelve a casa por Navidad, ¡¡¡“la gran familia era una película”!!!

Leía hace unos días que esto del «Viernes Negro», en español, se ha convertido en la fecha preferida para muchos para poner a punto los regalos y detalles de la Navidad, con grandes descuentos y mucho ruido mediático, y yo me preguntaba: ¿regalos, detalles, descuentos…? Y me faltaba lo más importante, ¿cuándo nos preparamos para sortear, entre marisco, pavos y cochinillos, esas incómodas tertulias navideñas que derivan muchas veces en broncas y se empeñan en amargarnos el turrón…?

 

Conforme se acerca Navidad tenemos tendencia a la solidaridad, y me llaman para colaborar en un montón de eventos, pero hay que ser solidarios todo el año!

Conforme se acerca la Navidad, tenemos tendencia a la solidaridad, y me llaman para colaborar en un montón de eventos, ¡pero hay que ser solidarios todo el año!

Porque no olvidemos que si dicen que tras las vacaciones de verano la simple convivencia se cobra cada año un buen número de parejas, estadísticamente, una de cada tres separaciones se producen en el mes de septiembre, no es menos cierto que esa cifra se repite tozuda en enero coincidiendo con el final de las fiestas y el inicio del nuevo año.
Y es que hay una pregunta que esta primera quincena de diciembre planea sobre miles de hogares en todo el planeta, y son miles las parejas que se enfrentan a ella con la incertidumbre de no saber o no tener respuesta: ¿qué vamos a hacer estos días de Navidad…?

 

Disfrutar de las vacaciones de Navidad, pesebres, ferias… estos proximos días hay ml cosas que hacer, en cada pueblo y ciudad de nuestro país..

Disfrutar de las vacaciones de Navidad, pesebres, ferias… estos próximos días hay mil cosas que hacer, en cada pueblo y ciudad de nuestro país..

Esta es la pregunta del millón que desde estas líneas hoy quiero analizar desde mi particular punto de vista, a ver si entre todos capeamos esos campos de minas que a más de uno le tocará atravesar estas fiestas y que resumo en cinco grandes “familias”.

Ok, ok… nada más bonito que las tradiciones navideñas…

Ok, ok… Nada más bonito que las tradiciones navideñas…

El primero: “Tú a Londres y yo a California…”

Permitirme utilizar el título de la película, sé que suena radical, pero realmente, si tú estás mejor con tus padres y yo estoy mejor con los míos, teniendo en cuenta que ya el resto del año estamos casados o en pareja, ¿por qué no irse cada uno a casa de sus respectivos y así de este modo nos quedamos todos contentos…?
Mi consejo: salvo por imperativo legal, yo lo hago así, y me funciona…

Y si además de tradicional, se come y es grande sabrosa y rica… mejor!!!

Y si además de tradicional, se come y es grande, sabrosa y rica… ¡¡¡mejor!!!

El segundo: “Porque tenemos que compartir los adosados navideños”

No nos engañemos, no estamos hablando de ladrillazo inmobiliario, hablamos de esa novia o novio como quien dice, recién llegado, que se te planta en la mesa la Nochebuena o el día de Navidad, que no se entera de nada, al que las batallitas de familia en el mejor de los casos le suenan a chino, y que en muchos casos a los pocos meses pasan al olvido de la condición de “ex”…
Mi consejo es: solo a partir del primer hijo en común y no en todos los casos las parejas son bienvenidas…

Parece ser que ahora ya ni los SSMM lo Reyes Magos se tiene que currar los regalos, simplemente se organizan con un mes de antelación en el Black Friday.

Parece ser que ahora ya ni los SSMM lo Reyes Magos se tienen que currar los regalos, simplemente se organizan con un mes de antelación en el Black Friday.

El tercero: “El peligro de las finanzas de familia”

No, no es que sea cosa de “El Padrino”, pero ya se sabe que esos 200 eurillos dejados y que uno conforme pasan los meses se olvida más o menos de devolver, en estas fechas, convenientemente pasados por alcohol, puede convertirse en toda una agresión al P.I.B. de la república independiente de tu casa, con el agravante de que no sé el porqué, los temas de dinero entre familia, tienen la fea costumbre de no caducar.
Mi consejo es: Mejor que te deban a ti, que andar debiendo tú…

 

“Si no puedes con tu enemigo, únete a él”, y si no puedes inventarte un viaje y desaparecer en Navidad, prepárate buenos temas de conversación para evitar broncas en casa…

“Si no puedes con tu enemigo, únete a él”. Y si no puedes inventarte un viaje y desaparecer en Navidad, prepárate buenos temas de conversación para evitar broncas en casa…

Una de las partes más divertidas de la fiestas, es preparar nuetros los looks para las ocasiones especiales…

Una de las partes más divertidas de la fiestas es preparar nuestros los looks para las ocasiones especiales…

El cuarto: “Donde estabas entonces.. cuando tanto te necesité»

Si [email protected], El último de la Fila lo tenía claro cuando escribió “Insurrección”, y es que uno de los peligros de las sobremesas estos días es que el reencuentro familiar forzado por las fechas nos haga caer en la cuenta de las veces que hemos necesitado de nuestro hermano, hermana, madre o padre y no estaban allí para ayudarnos o viceversa.
Mi consejo: ¡¡¡Buff!! mi consejo en este caso es que la sangre siempre es la sangre, y hay que disfrutar de estos momentos que hoy están y vete a saber si el año siguiente no están…

Sentarse a la mesa, recordar mil y una historias con tus hermanas, charlar de lo divino y lo humano… ¡y no, no es imprescindible enfadarse!

Sentarse a la mesa, recordar mil y una historias con tus hermanas, charlar de lo divino y lo humano… ¡y no, no es imprescindible enfadarse!

Afortunadamente los más pequeños, cuando empiezan las aburridas tertulias de los mayores, encuentran su espacio de juego en cualquier lado.

Afortunadamente, los más pequeños, cuando empiezan las aburridas tertulias de los mayores, encuentran su espacio de juego en cualquier lado.

Pensando, pensando, se me están ocurriendo…!!!

Pensando, pensando, ¡¡¡se me están ocurriendo…!!!

Tres generaciones, en la mesa con mi yaya y mi madre: mil historias, mil vivencias… pero siempre momentos inolvidables…

Tres generaciones, en la mesa con mi yaya y mi madre: mil historias, mil vivencias… pero siempre momentos inolvidables…

Y por último: “A palabras necias, oídos sordos…”

La sabiduría popular y la educación tradicional es muy sabia, y toda la vida se ha dicho que en la mesa hay temas de conversación que mejor no tocar: política, fútbol, toros… Son temas además de mal gusto, como los chistes verdes, con la diferencia de que muchas veces en lugar de hacernos reír básicamente nos cabrean.
Mi consejo: Puestos a ser maleducado haz ver que tienes una llamada inexcusable, levántate de la mesa y espera que pase el temporal para volver, si no, hablar de los más pequeños de la casa, es otra buena opción que devolverá la calma y la cordura a la mesa.

La Navidad en nuestra casa el año pasado nos trajo un hermoso milagro en forma de bebe, y el día 28 de diciembre, cumplirá su primer año… mi sobrinita Kiara.

La Navidad en nuestra casa el año pasado nos trajo un hermoso milagro en forma de bebé, y el día 28 de diciembre, cumplirá su primer año… Mi sobrinita Kiara.

Hoy te quiero y mañana ni me acuerdo de ti, ser familia no garantiza que llegado el momento “si te he visto, no me acuerdo…”

Hoy te quiero y mañana ni me acuerdo de ti, ser familia no garantiza que llegado el momento “si te he visto, no me acuerdo…”

 

Y si la sobremesa en casa de la familia ha sido tensa, se puede arreglar con unos churros con chocolate a la hora que sea…

Y si la sobremesa en casa de la familia ha sido tensa, se puede arreglar con unos churros con chocolate a la hora que sea…

Ya sé que hay muchos más, porque podríamos entrar en: ¿quién escoge el menú?, ¿quién paga?, ¿se paga a escote?, si traes el marisco, de cuál: ¿fresco o congelado?…

Lo bueno, es que no importa como acabe la sobremesa, de regreso a casa, solo importa lo que de verdad importa...

Lo bueno es que no importa cómo acabe la sobremesa, de regreso a casa, solo importa lo que de verdad importa…

 

Mil escollos, pero de entrada tengamos en cuenta estos cinco temas, y la bronca como sobremesa nos la evitaremos fijo, que creo que ya hay bastantes broncas a lo largo del año como para tener que aguantarlas también en estas fechas…

¿Se os ocurre algún tema más…? ¿Lo queréis compartir con nosotros…? ¡¡¡Venga!!!

FOMI