Espíritus y almas en pena en TV

Nuestra TV no deja de sorprenderme.

Nuestra TV no deja de sorprenderme.

¿Sois conscientes de que, con permiso del pionero de la presencia de lo paranormal en la TV, el Dr. Jiménez del Oso, la televisión y Halloween tienen en común una exagerada devoción por la exhibición de espíritus y almas en pena…?

Veo programas que son un permanente desfile de momias y espectros, de aquel o aquella que fueron y que como una suerte de «Niña Blanca» mexicana, crean en nuestros salones una especie de momento «Poltergueist» a través del televisor en determinadas franjas horarias, redimiendo en caras y cuellos sin complejos aquel lema que hizo famoso a Antonio Miró en los 90’s de que la arruga es bella.

Rosa Benito es un ejemplo ideal para este post.

Rosa Benito es un ejemplo ideal para este post.

Actrices y actores, cantantes y celebridades, amparados en la máxima no siempre demostrada de que «el que tuvo retuvo», peleando por rescatar del olvido aquel momento de gloria, aquella escena que les hizo eternos para el imaginario popular español.

Me gusta la memoria, y respeto lo que fueron tanto como lo que son. Creo que una sociedad y, por tanto, una televisión sin memoria, jamás puede avanzar en la excelencia, pero el escalón generacional entre aquellas «leyendas» respecto a las jóvenes promesas me preocupa, y las tertulias de “mojamas” auto-complacientes rescatando del olvido películas y momentos de escaso o nulo valor cultural son cansinas y me aburren soberanamente…

Por lo demás, como me enseñaron en México cuando estuve trabajando para Televisa: «Que ¡¡¡viva la Santa Muerte!!!».

Facebook Comments