La diversión, el desenfado del mundo del cine se ha alterado por un escándalo de acoso sexual que ha sacudido como nunca antes sus cimientos…

 

De rey a villano, el caso Weinstein una vez más demuestra que la realidad supera a la ficción.

 

Este elocuente titular de hoy es, queridos amigos y amigas, el escueto resumen que define a las mil maravillas mi posición frente a toda la polémica sobre el acoso sexual que ha comenzó con el escándalo de las denuncias a Harvey Weinstein: el rey Midas, el gurú de la fábrica de los sueños.

A esto le siguieron las sucesivas acusaciones a Kevin Spacey o Dustin Hoffman en cascada a prácticamente la totalidad de ámbitos profesionales de nuestra sociedad, desde el glamour del mundo del espectáculo hasta el presuntamente ejemplar marco del entorno de la política y las finanzas.

El mundo del espectáculo ha sido siempre caldo de cultivo de escándalos sexuales de toda índole…

Rompiendo el silencio que existía frente a lo que era un secreto a voces: el abuso que desde su poder o influencia ejercían mayoritariamente siempre hombres para su beneficio y placer sexual.

El goteo de actrices que han denunciado a Weinstein no distingue estereotipos de mujer…

 

La portada más famosa del mundo, este año está dedicada a las mujeres que rompieron en Hollywood la ley del silencio

 El escándalo ha sido mayúsculo y, como siempre, la solución desde el mundo de la ley y el orden se busca en el ámbito penal… pese a que como en otros muchos casos, siempre relacionados (oh casualidad) con nosotras las mujeres, de lo que estamos hablando es de un tema elemental de educación y sensibilidad, o mejor dicho de la ausencia de ambos.

 

Aquí con mi gran amigo Richy Castellanos, el mejor RRPP de España, disfrutando del mundo del cine

 

El ministro de defensa de UK, uno de los caídos en el enésimo caso de acoso sexual en la política

 

El acoso es algo que afecta todos los ámbitos de la sociedad, especialmente los centros de poder…

A raíz de todo este asunto y del incesante goteo de casos y denuncias que se ha producido, me contactaron diversos medios de comunicación, me temo que completamente confundidos entre lo que en un momento de mi larga carrera fue mi personaje, mis reportajes, portadas… y lo que siempre he sido y soy yo como mujer en mi ámbito privado.

Imagino, además, que todos esos medios me contactaban ansiosos  de que confesara algún sórdido episodio vivido a lo largo de mi carrera a manos de algún productor, director o miembro destacado del mundo de la moda o la televisión, los dos entornos donde he desarrollado mi carrera profesional.

Salvo contadísimas excepciones, el acoso es cosa de hombres, eso es así y lo demás: peliculas…

Pues bien, en todos los casos mi respuesta ha sido un NO rotundo ya que jamás, ni por asomo, me han intentado acosar o chantajear (que es al final la palabra “tabú” de todo este embolado) con el fin de otorgarme a “dedo” a cambio de determinados favores sexuales ningún tipo de trabajo… y siempre, siempre, he trabajado en función de mis méritos profesionales.

Con gracia y respeto me encantan los piropos, de hecho, creo que me preocuparé el día que nadie me diga nada.

 

La educación y los principios y ante todo ser tu misma y saber el precio que ests dispuesta a pagar es la mejor “vacuna” contra todo

 

 FOMI

Facebook Comments