Tamara Falcó amenaza el reinado de su madre

Tamara Falcó amenaza el reinado de su madre

Mucho antes de que Tamara Falcó se convirtiera en el gran personaje de este año que acaba, ya apuntaba maneras. La recuerdo de pequeña en la casa de su padre en Malpica, cuando el marqués de Griñón y Fátima de la Cierva eran novios. Estuve un día en el campo para un reportaje de la revista Tiempo en una cata de vinos. Allí estaba ella con su flequillo, su pelo liso y un vestido de flores comerciando con los invitados, a los que ofrecía piedras pintadas. “¿Cómo te llamas?”, preguntaba. Y al rato aparecía con la piedra en cuestión y la letra correspondiente. No sé si su padre estaba enterado ya de lo buena relaciones públicas que era la niña.

Se llevaba a la gente de calle, a diferencia de su hermana Chábeli, que a parecida edad no dejaba trabajar a los fotógrafos salvo que le dieran chucherías. Una foto a cambio de caramelos, nubes o lo que fuera. Ana Boyer tampoco ha sido la alegría de la huerta. Mucho más taimada y con menos herramientas sociales que la reina de MasterChef. Cuando tenía que hacer un photocall y había algún tema complicado en su familia, como eran las nulas relaciones con Miguel y Laura, los hijos de Miguel Boyer, lo pasaba fatal. Un día llegó a decir que se veían de vez en cuando mientras los hermanos habían declarado públicamente que Isabel Preysler nunca había favorecido las relaciones. Todo sea dicho, el responsable era el padre y, en este caso, no la madrastra. A cada cual, lo suyo.

Tamara Falcó, la gran protagonista

Tamara Falcó amenaza el reinado de su madre

Radiante con su trofeo, Tamara ya ha avisado que no cocinará estas fiestas.

Tamara, en cambio, siempre daba titulares, y más aún en MasterChef, cuando explicaba que mami se casó embarazada. En aquellos años no había otra, y el sacerdote que los casó a ella y a tío Julio después fue testigo en la anulación. Decía que nunca había visto una novia tan triste. Por cierto, cuando escribí la biografía de Preysler Reina de Corazones (la primera de la que después copiaron muchos) se enfadó muchísimo conmigo porque aparecía esta parte de su vida, que ya la contaba Julio Iglesias, además de las tragedias de sus hermanos.

Años después lo haría ella en la revista ¡Hola!. Así es la vida. La “cocinera” prodigiosa amenizaba el programa con estas historias animadas. Mientras caramelizaba la cebolla o hacia esferificaciones soltaba cómo se enteraron de que mami tenía novio. “Aparece un sábado toda maquillada, peluqueada y con taconazos. Niñas, viene un amigo a comer. Y claro, me di cuenta que había tomate. Todos estos ejemplos demuestran que Tamara es lo mejor de Miraflores. Así llaman en familia a la mansión de Puerta de Hierro que el periodista Ussia bautizó como Villa Meona por los quince cuartos de baño (¿o eran 17?) de la vivienda.

El concierto de Enrique Iglesias

Tamara Falcó amenaza el reinado de su madre

Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa y Tamara llegando al concierto de Enrique Iglesias.

El sábado pasado Enrique Iglesias dio su único concierto en España y todo el clan y colaterales acudieron a verlo. ¿ Y quién fue la encargada de organizar en Madrid la excursión al WiZink Center? Como no podía ser de otra manera, fue ella. Además de asistir el núcleo duro con la jefa Preysler, Mario Vargas Llosa, Ana y Verdasco no faltaron sus íntimos Boris y Rubén, Samantha Vallejo Nágera con sus hijos, y Ana Verdasco.

Cuando el grupo se dirigía a sus asientos de zona VIP a quien aclamaban era a la ganadora de MasterChef. Ni al premio Nobel ni a mami. La reina de corazones ya tiene sustituta en la reina de los fogones. Y Tamara ya ha adelantado (por si las moscas) que no piensa cocinar estas navidades. Ni en casa de papi, ni en casa de mami.