a princesa Marta Luisa de Noruega y su enamorado chamán

Marta Luisa fue premiada en la Gala Starlite por su labor filantrópica.

Hace tiempo que las monarquías cambiaron sus normas no escritas a la hora de casarse con iguales. Puede ser que el último matrimonio pautado fuera el de Lady Di y el príncipe Carlos, que salió como salió. Ella era aristócrata, sin pasado amoroso y sin novios que pudieran incordiar en el futuro. El heredero inglés volvió a repetir con Camila, que los únicos blasones que tenía era una bisabuela que había sido amante de Enrique VII. Y esta pareja sí ha funcionado. Después llegarían a las cortes europeas Letizia de España, Máxima de Holanda, la duquesa de Cambridge y la última, la actriz Meghan Markel, ya duquesa de Sussex.

Sin olvidar a Mette-Marit de Noruega, que fue quizá la imagen más complicada de vender como futura reina consorte. Fue madre soltera y el padre pasó tiempo en la cárcel por un tema de droga. Además, había participado en programas de TV tipo Mujeres y hombres y viceversa, aunque mucho más blancos. En su país, las críticas hacia ella fueron feroces y su marido Haakon siempre salió en su defensa. El tiempo demostró que la futura reina nórdica cumple con sus obligaciones públicas y ha formado una familia feliz. Sus suegros, los reyes Harald y Sonia no la ponen (ya) un pero.

Marta Luisa apuesta por su relación

La princesa Marta Luisa de Noruega y su enamorado chamán

Tanto Marta Luisa como Durek Verret se mostraron encantadores.

En cambio sí lo han hecho con Marta Luisa y con su nueva relación afectiva. Se trata de un caballero norteamericano de origen africano y de profesión chamán que no es del agrado de la familia real noruega. No están muy convencidos que el sanador espiritual vaya con buenas intenciones. Coincidiendo con sus apariciones públicas, la princesa y su enamorado comenzaron una periplo viajero dando conferencias bajo el título: La princesa y el chamán. Y hasta ahí podíamos llegar. Regañina al canto y amenaza de retirar el título y lo que conlleva. El siguiente paso que dio la hija regia fue cambiar el nombre de los encuentros públicos. Y parece que esto ha servido para contentar a los padres y al hermano Haakon.

Hace unos días, Marta Luisa estuvo en Marbella y acudió a la gala Starlite, donde pude hablar con ella. Muy poco, pero lo justo para definirla como una mujer encantadora y muy guapa. Mucho más atractiva que en fotos. A su lado estaba Durek Verret, el mensajero del amor, como lo denomina la que podía haber sido la futura reina de Noruega. Marta Luisa nació la primera, pero su hermano, Haakon Magnus, “la destronó” al existir entonces en su país nórdico la primacía del varón sobre la mujer a la hora de heredar la Corona.

Marta Luisa de Noruega, muy feliz en España

Marta Luisa de Noruega se declaraba a su pareja en Instagram. / Redes sociales.

El caso es que Marta Luisa no quiso mezclar el tema familiar, pero no tuvo inconveniente en explicar lo contenta que estaba con su nueva vida, lo mucho que le gustaba España y lo bien que lo estaba pasando en Marbella. Al principio estaban un tanto desubicados, y fueron Juan Peña y su mujer Sonia (también invitados) los que primero se acercaron y les fueron presentando a gente. Al único que conocían era a Antonio Banderas. La princesa es una experta amazona y ha competido en los circuitos más importantes de hípica.

Los caballos sirvieron para romper el hielo con la prensa. Presentó a su novio, que en todo momento estaba pendiente de su chica. No vistió con smoking, como se pedía a los caballeros, y optó por una túnica muy de líder espiritual con plumas y adornos. Durek contó que habían estado en Barcelona y que les gustaría vivir en Noruega. Lo que sí dejó claro Marta Luisa en sus redes es que la historia de amor es intensa “Shaman es simplemente un hombre con el que adoro pasar mi tiempo y que me llena. Así que gracias por respetar mis acciones y a mi pareja. Soy súper feliz”