Isabel Preysler, la reina de corazones

Isabel Preysler, la reina de corazones

Me sigue fascinando que casi medio siglo después de convertirse por primera vez en noticia por su relación con Julio Iglesias, Isabel Preysler siga estado en los primeros puestos de personajes que interesan en el mundo del corazón. Es más, que salvo Enrique que tiene carrera propia, los hijos se hayan labrado un presente, y hasta un futuro, por esta relación filial. Tamara nunca habría llegado a Masterchef sino hubiera sido por ser hija de la reina de corazones. Han tenido que pasar años para demostrar que ya no es un personaje de los Lunnis.

Su participación televisiva le ha dado un perfil de mujer educada y esforzada ante lo que suponía un reto bien remunerado. Otros famosos en su misma situación han demostrado todo lo contrario. Ni buenas maneras, ni ganas de aprender. Lo importante era cobrar cada semana. Así, aunque Tamara llegó de la mano de mami, ha conseguido esa independencia que no tienen ni por asomo otros ‘hijos de’. Y lo pongo en genérico y que cada lector imagine el nombre que le venga a la cabeza.

Isabel Preysler sigue siendo protagonista

Isabel Preysler, la reina de corazones

A sus 69 años recién cumplidos, Isabel Preysler sigue siendo un gran reclamo publicitario para las firmas.

Volviendo a Preysler, su presencia en el mercado mediático sigue siendo un misterio. Y más aún cómo ha sabido mantenerse sin necesidad de representante que le negocie sus apariciones públicas ni sus contratos, salvo los gestores que administran su patrimonio. Hace años contaba como anécdota el comentario de su marido, Miguel Boyer. Con su mente cuadriculada no llegaba a procesar que, sin demostrar ninguna habilidad académica ni artística, la presencia de su mujer tuviera tanto tirón para la prensa. Y no solo para el mundo rosa.

Recuerdo el primer acto al que acudió como “compañera sentimental” de Mario Vargas Llosa en el hotel Villamagna. Los amigos escritores habían organizado una cena para festejar el cumpleaños del Nobel. Muchos de los que participaban en el encuentro no estaban muy de acuerdo en cómo este había gestionado su romance con la socialité porque eran incondicionales de Patricia.

Su relación con Mario Vargas Llosa

A sus 69 años recién cumplidos, Isabel Preysler sigue siendo un gran reclamo publicitario para las firmas.

Si bien pocos apostaban al principio por su historia de amor con Mario Vargas Llosa, el tiempo ha demostrado que son la pareja perfecta.

Y para colmo un mes antes los Vargas Llosa habían celebrado sus bodas de oro con hijos y nietos, una celebración publicitada por la familia en redes sociales. Esta manera de actuar del escritor había desconcertado a los amigos y colegas del mundo literario. Consideraban que esa faceta frívola no era adecuada para su currículum.

Ese era el pensamiento con el que acudieron a la cita cumpleañera. Pero Isabel Preysler sólo tuvo que saludar, sonreír, y ya estaban todos entregados a la causa amorosa. Fue la noche en la que el propio Mario Vargas Llosa mostró su realidad afectiva: La palabra felicidad tiene un nombre y apellido: Isabel Preysler”. Pues eso, a sus 69 años ella sigue siendo la auténtica reina de corazones.