Ana Obregón evita a Dell´Atte y Chabelita a su hermano Kiko

Ana Obregón y Chabelita protagonistas de la columna de Paloma Barrientos. 

Ana Obregón no quiso quitar protagonismo a su hijo Aless el día que organizó su primera convocatoria después de su última salida del hospital. El chico ha demostrado ser un campeón, mantener un sentido del humor fantástico y no perder la sonrisa ni en los momentos más complicados a los que ha tenido que enfrentarse. Ana aún no había llegado al lugar donde se iba a celebrar la fiesta y por eso, no escuchó las palabras que le dedicó Aless y que nos emocionaron a todos.Mi madre es la mujer más positiva del mundo. Nunca la veréis sin la sonrisa puesta. Pase lo que pase, ella transmite alegría y buen rollo”.

Cuando llegó la madre coraje, se lo comentamos y los ojos le brillaron de una manera especial. Hablamos de él y de lo mucho que lo admiraba. “Ahora estoy empezando a vivir. No sabes lo rápido que se aprende a eliminar de la vida cotidiana las cosas superfluas y reconocer lo que de verdad importa. Mi hijo nos ha dado a todos una lección de vida”. Y reconocía que su paso por Masterchef Celebrity no había sido su mejor reto profesional. Ana avisó a la productora de las condiciones personales que tenía en los meses en los que duró la grabación. Por eso, su integración con el resto de concursantes fue atípica y evitó situaciones desagradables, por ejemplo, con Vicky Martín Berrocal y después, con Antonia Dell`Atte en la repesca.

Ana Obregón, volcada en su hijo 

Ana Obregón evita a Dell´Atte y Chabelita a su hermano Kiko

Ana Obregón y Antonia Dell’Atte coincidieron en uno de los programas de Masterchef.

Ana está en otra historia y sabe que los comentarios forman parte del espectáculo televisivo más que de la realidad privada de las dos. Ese día, las pullas se volvieron en contra de la modelo porque no venían a cuento. Las caras de la dulce Tamara Falcó eran un poema al escuchar el comentario desafortunado: “Ella es como ‘Antoñita la fantástica’. Vive en una realidad paralela, diferente a la de todo el mundo. Tiene que aprender a ser más humilde”, dijo la italiana ante el estupor del jurado .

La realidad es que hace años que solucionaron sus desencuentros y Antonia le perdonó. “Ahora todo está en modo zen”, contaba en la cena de la Fundación Querer, a la que acudió la modelo. Cuando esa noche le pregunté si había vuelto a las andadas con Ana se echó a reír y escenificó, como buena italiana, su respuesta, “¡Mamma mia! Si nos adoramos”. Ahí quedó la contestación y como decía Umbral, “yo he venido a hablar de mi libro”. Antonia estaba en la cena para apoyar a la fundación que preside la periodista Pilar García de la Granja.

Kiko Rivera vs. Chabelita

Ana Obregón evita a Dell´Atte y Chabelita a su hermano Kiko

Kiko rivera felicitó a su hermana por su cumpleaños pese a no tener relación alguna.

Una noche mágica en la que la modelo pidió, con su excesiva y característica puesta en escena, la colaboración exigiendo a los invitados dinero. “Hay que meterse las manos en los bolsillos”, decía. Y efectivamente. Su requerimiento tuvo su efecto porque se vendieron muchas papeletas para el “Colegio de Celia y Pepe”. Un centro para niños con dificultades de lenguaje y enfermedades neurológicas. Eugenia Martínez de Irujo también quiso participar en la cena solidaria. Llegó cuando ya los asistentes estaban sentados así que se libró del photocall. Sigue sin leer el libro catarsis de su hermano Cayetano, donde la familia Alba no queda muy bien parada y por ahora, las relaciones fraternales se encuentran congeladas.

Igual que las de Kiko Rivera con su hermana Chabelita. Aunque en el caso del hijo de Pantoja, no se entiende la felicitación que le ha enviado a través de Instagram donde le dice de todo menos bonita . “No sabes lo que significa la palabra familia, tampoco has querido entenderlo…” y continúa dejándola como un trapo. Como dicen algunos de sus seguidores, “para eso mejor callarse”. Por último, una recomendación: no hay que perderse la película Los Rodríguez y el Más Allá, de Paco Arango. Además de divertida, la recaudación va a parar a la Fundación Aladina.