La gran alegría de Isabel Pantoja y los “trastos” de Edmundo Arrocet

La gran alegría de Isabel Pantoja y los “trastos” de Edmundo Arrocet.

Isabel Pantoja está contenta. Y por dos razones. Una, porque ya está en la calle el aperitivo de su próximo trabajo. Enamórate es el tema principal de su disco, y para su presentación, aparece con una imagen muy diferente a la que estábamos acostumbrados. Cascada de rizos y nada de volantes ni lunares en su estilismo para interpretar esta canción inédita de Juan Gabriel, que murió cuando ella estaba enclaustrada en Cantora. Una imagen muy alejada de la bata de cola. La que aparece en el videoclip ya no es la folclórica de manual, sino que está más cercana por música y puesta en escena a las vedettes de los 80. La música es pegadiza, y si cierran los ojos, no es difícil imaginar a Tania Doris o a la propia Norma Duval con plumas, brillos y bajando por una escalera.

Pantoja se ha reinventado con esta nueva irrupción en el mundo musical. En vez de boys la acompaña una sofisticada orquesta de drag queens que servirá para dar el pistoletazo de salida a su primera gala en el Wizink Center. El disco anterior no funcionó, y decidió no hacer la gira que tenía preparada Universal, la discográfica que había apostado por ella. Hubo en aquel momento disparidad de criterios. Pantoja quería cantar acompañada de una gran orquesta y, salvo grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla, con espacios tipo el Palacio de los Deportes, el coste en localidades más pequeñas era casi imposible. El disco estaba destinado al fracaso, como así sucedió. Pantoja se fue por su lado y la discográfica por el suyo. Ahora parece que lo tiene más claro, y aunque sigue sin tener un buen asesoramiento de comunicación, va a por todas. ¡Que así sea!

La reconciliación de los Pantoja

La gran alegría de Isabel Pantoja y los “trastos” de Edmundo Arrocet

Chabelita ha sido quien ha dado el primer paso en la reconciliación con su hermano.

El otro apartado que ya por fin la tiene contenta es el nuevo hermanamiento de sus hijos. Los afectos de Kiko y Chabelita (qué complicado es llamarla Isa) son como una montaña rusa. Hoy se quieren y mañana no. Y esos enfrentamientos y apaños suelen ir acompañados de las exclusivas correspondientes. No trato a Pantoja desde la presentación de Hasta que se apague el Sol en Aranjuez, y por lo tanto, no tengo información directa. Pero sí de algunas de las personas que no viven de ella ni forman parte de la corte de los milagros.

De esta gente me fío, y me dicen que cada vez que los hermanos se enfadan sufre una barbaridad. Deja de comer y le entra la melancolía. Esta vez ha sido Isa/Chabelita la que ha dado un paso adelante para esa reconciliación fraternal que Pantoja espera que sea definitiva. No lo tengo muy claro, porque al primogénito no le cae bien el novio Asraf. En cuanto haya una celebración festiva en Cantora los hermanos volverán a las andadas.

Edmundo Arrocet sigue siendo protagonista

La gran alegría de Isabel Pantoja y los “trastos” de Edmundo Arrocet

Tras su ruptura con María Teresa Campos, Bigote sigue siendo protagonista.

Acudirá el ex, Omar, y el titular de Isa será persona non grata. En estos rifirrafes la que siempre sale perdiendo es Chabelita, porque tampoco tiene aliados en el refugio familiar. El tito Agustín hace tiempo que dejó de relacionarse con la sobrina, y la abuela Ana se encuentra (a la hora de escribir estas líneas) en un estado de salud complicado. Veremos qué pasa en la primera gala de mamá.

Y el que sigue como el protagonista de la película Fugitivo es Bigote Arrocet. No ha dado explicaciones a Teresa Campos y sigue manteniendo sus pertenencias en la casa. El problema es que “sus cosas” no se trasladan en el maletero de un coche y contratar a un camión de mudanzas cuesta un dinerito. Lo que sí esta haciendo es utilizar a sobrinas y amigas para lavar su imagen. En fin, piticlín piticlín.