Parece mentira lo importante que es ver bien, no te das cuenta hasta que un día te sucede lo que me ha ocurrido a mi.

Tal como os comenté en uno de mis anteriores blogs, acudí hace un par de semanas a hacerme un chequeo al Instituto Oftalmológico Tres Torres IOTT y me confirmaron que esta vez no pasaba la ITV de mi ojitos…

Resultado: Sufría miopía, astigmatismo, vista cansada y encima el ojito derecho tenía una pequeña catarata… vamos que  no veía tres en un burro… jajajaja

La solución era eliminar la disfunción del cristalino y sustituirlo por una lente multifuncional trifocal premium para poder ver de lejos y de cerca para siempre.

Como siempre he sido muy lanzada tomando decisiones en mi vida, y algunas veces me ha salido hasta bien, decidí no pensármelo y en cuanto el Doctor Emilio Juárez me dio el diagnóstico decidí operarme inmediatamente. No iba a esperar más. Cuando tienes una catarata hay que operarse sí o sí porque ésta irá endureciéndose con el paso del tiempo y podría afectar totalmente a tu visión de por vida.

Me dieron cita con la optometrista Patricia Izquierdo del centro IOTT para realizarme una Biometría Ocular, para hacer el cálculo que se te implanta dentro del ojo con el fin de sustituir el cristalino, nos dictamina la potencia de la lente que implantamos.

Y una OCT, una prueba preventiva que se realiza para poder descartar cualquier posible patología que no se pueda detectar a simple vista. Es hacer un escáner completo del ojo, se hace tanto por la cara anterior como por la cara posterior.

Llegué como a eso de las dos de la tarde al centro y allí me estaba esperando Marilé Zaera, gran amiga desde hace años y que además les lleva la comunicación y Jorge Grau, el presidente de todo el grupo IOTT.

Me hicieron pasar a una salita y me aplicaron unas gotas para poder dilatar mi pupila. También me dieron una pastilla que se fue deshaciendo lentamente debajo de mi lengua supuestamente para relajarme… aunque creo que me hizo el efecto contrario porque en vez de relajarme me puse a hacer tonterías y Marilé y Regina, la directora de atención al paciente no paraban de reírse a carcajadas…

Pero como dicen que una imagen vale más que mil palabras creo que es mejor que lo veáis vosotros mismos en este vídeo en primicia para este blog…

Por más que os cuenten los médicos cómo vais a ver después de una operación de vista cansada, nada tiene que ver con experimentarlo uno mismo en su propio cuerpo, o mejor dicho, en sus propios ojos. Al finalizar esta operación, que habéis visto que duró lo mismo que dura aproximadamente este video,  unos 5 minutos, salí y me fui a tomar unas cañas con Marilé y Jorge.

No sentí ningún dolor ni durante ni después de la operación. Me fui a casa, me puse unas gotas y me fui a dormir… A la mañana siguiente abrí mis ojos y me di cuenta por primera vez de que la pared de mi habitación era blanca, puesto que siempre la había visto de color crema. Abrí la persiana lentamente y aluciné por la claridad en que lo veía todo por primera vez en mi vida. Me imagino que cuando naces ni tan siquiera lo ves tan nítido todo, no creo que nadie se acuerde al menos.

Disfruté saliendo al jardín y ver las rosas rojas rojas, el césped verde verde y las distintas tonalidades que habían en ese jardín donde llevo años viviendo y que nunca había descubierto antes.

No tengo ni una sola cosa negativa que pueda escribir en este blog sobre la operación a la que me he sometido de vista cansada. Tan solo puedo animaros a todos los que tenéis miedo o no sabéis si podéis operaros todavía a que vayáis a cualquier IOTT de mi parte a hacer esta consulta totalmente gratuita. No os arrepentiréis porque yo … TE VEO MEJOR QUE NUNCA.

 

 TEL. GRATUITO. 900 842 848

WWW.IOTT.NET[email protected]