¿Operada o no? Estos son los secretos de belleza de Melania Trump

En la CBS hace unos días

En la CBS hace unos días

los secretos de belleza de Melania Trump

Melania Trump en este año, 2016

Es la futura nueva primera dama de los Estados Unidos, una belleza imperturbable y, según la propia protagonista, también natural. Melania Trump se ha convertido en protagonista esta semana por partida doble. Aparte del triunfo de su marido en su carrera hacia la presidencia de los Estados Unidos, una entrevista concedida por ella a una revista masculina la ha situado de nuevo en los titulares. Melania ha presumido de no haberse sometido a ningún retoque estético, cosa que sus fotografías de archivos desde hace 15 años atrás la contradicen.

secretos de belleza de Melania Trump

Melania junto a Donald en 2003

Asegura que se cuida así: “Cuando me despierto por la mañana, me gusta para refrescarme y poner un poco de tónico -uno con vitamina C-, y luego una crema de oxígeno con vitaminas A, C y E. Eso es muy importante para mí, para que mi piel se mantenga hidratada durante todo el día. Nunca me voy a dormir antes de limpiar el maquillaje “. También explica que desde el principio ha evitado una exposición al sol prolongada.
Pero a su vez, Melania, niega rotundamente intervenciones quirúrgicas y botox, por lo que muchos fashionistas y estudiosos de la belleza como yo, nos hemos frotado las manos pensando y hemos urgado en su pasado de la esposa del presidente, la eslovena Melania Knauss, la señora Trump, quien desde su fastuosa boda (con traje de novia de 200.000 dólares incluido) en 2005 nadie dudó que sería la primera dama más guapa de la Historia y la más elegante desde Jackie O.

 

Melania Trump en al actualidad

Melania Trump en al actualidad

Melania Knauss nació en 1970 en la antigua Yugoslavia. Su padre era miembro de un partido comunista y ella creció en un apartamento humilde hasta que empezó a trabajar como modelo a los 16 años y pudo disfrutar de un piso mejor y con más comodidades. Sus antiguos amigos la recuerdan como una chica tímida, con mucha clase y con una mirada extraña que hacía pensar que sus ojos parecían los de un animal.
De esos años como modelo, los fotógrafos que trabajaron con ella y sus amigas la definen como una chica madura y seria, que iba del trabajo a casa, poco amante de los grupos grandes de amistades, y que siempre iba perfectamente maquillada con delineador y brillo de labios.
Después de estudiar arquitectura durante un año y de posar para firmas de moda en Milán y en París, un empresario italiano le ayudó a conseguir un visado para entrar en Estados Unidos, el país donde acabaría de sellarse su destino. Nueva York la recibió con los brazos abiertos, y Melania apareció en portadas de Vogue, Ocean Drive, In Style o Allure. En el año 2000, salió en Sports Illustrated.

En el año 2000

En el año 2000

Una de las cosas que más llaman la atención de las fotos de esa época, la de los inicios como modelo y de su romance con Trump, es que el pelo y el estilismo de Melania dejaban mucho que desear. Nos hemos acostumbrado a verla tan a menudo como una muñeca de porcelana, que sorprende ver que en el pasado no era tan perfecta como ahora. Siempre ha sido una mujer imponente y con elegancia natural, pero ni ella se ha librado de aparecer con el pelo grasiento, o luciendo alguno de los horrores de los 90, como los labiales marrones, ¡¡¡Fatal!!!
Todo el mundo recuerda su boda de satén y diamantes celebrada en Palm Beach en 2005. Excesivo es la palabra que mejor define al estilismo de Melania Trump en el día más feliz de su boda. Un recogido ultra voluminoso, un vestido de merengue pasteloso, joyas enormes, bronceado playero… Solo el precio del vestido y la autenticidad de los diamantes distingue la boda de Trump y Melania de una boda gitana.

 

Ahora.. y antes...

Ahora.. y antes…

Parece que Trump había decidido esperar hasta después de la boda para empezar a gastar dinero en ella, ya que Melania comenzó su proceso de refinamiento en cuanto volvió de la luna de miel. El primer cambio pudo notarse en su cabello. Graso en la raíz y pobre en las puntas, se transformó en una preciosa melena suelta, con un tono un poco más claro para dar luminosidad al rostro.

Aunque tiene los ojos azules, y eso siempre suele quedar bien combinado con el cabello oscuro, a Melania Trump le sientan mucho mejor los tonos castaños dorados. 

Melania siempre ha tenido unos rasgos particulares, especialmente los ojos, que son muy felinos. Este efecto ha ido aumentado de forma extraña con el paso del tiempo, haciendo que muchos periodistas pensaran que Melania se había sometido a alguna cirugía estética para estirarlos. En realidad, solo se trata de un efecto secundario de la operación de aumento de pómulos. El aumento de volumen de una zona tan cercana a la cuenca del ojo repercute sí o sí en su forma. Si os fijáis, a Megan Fox también le pasó algo parecido, por eso el aumento de pómulos es una cirugía extremadamente peligrosa, porque se corre el riesgo de cambiar completamente la expresión y terminar pareciendo la mujer gato.

En el caso de Melania, esta cirugía era realmente innecesaria, ya que como buena yugoslava, ya estaba dotada de unos pómulos altos y bonitos de forma natural, al igual que su cirugía nasal para afinar aún más su punta de nariz.

¿Pero entonces cuáles son los secretos de belleza autorizados por la primera dama Melania Trump? 

Pues me ha hecho gracia leer que uno de ellos es el caviar. Aunque suene snob y superficial, no es algo tan descabellado. El caviar es rico en ácidos grasos esenciales como el Omega 3 y 6, que he podido descubrir por mí mismo que es un gran aliado para conseguir una piel jugosa y radiante. Seguramente, le saldría más económico comer salmón, pero ella se puede permitir estos excesos. Otro de sus trucos es tomar cada día un smothiee de espinacas, plátano y yogur, con un poco de zumo de naranja. “Es una de mis obsesiones, me hace sentir bien y me da mucha energía”, ha declarado.

La rutina de belleza de Melania Trump consiste en ingerir siete piezas de fruta al día, beber agua, hidratar la piel continuamente, y darse muchos masajes para estar relajada y tener buen aspecto. Para dar brillo y color a los labios, prefiere la firma Giorgio Armani, y Dior en cosméticos. 

Melania Trump ha negado haberse sometido a ninguna cirugía estética, ni siquiera a inyecciones de bótox. “Quiero envejecer con dignidad, como mi madre”, ha asegurado. ¡¡¡Eso es difícil de creer!!! no solo por su radiante aspecto, sino por su marido, un gran amante de las apariencias y que parece estar muy orgulloso de su despampanante mujer. Melania parece estar muy obsesionada por complacerle. No creo que vayamos a ver nunca a Donald Trump con una esposa llena de arrugas, ¿estáis de acuerdo conmigo?

secretos de belleza de Melania Trump

¿Se imaginaría en este 2004 su futuro como la mujer más poderosa del mundo?