Bibiana Fernández recuerda su dolorosa adolescencia

Bibiana Fernández se ha abierto con sus invitados al hablar de su adolescencia. / Mediaset.

Bibiana Fernández se ha abierto con sus invitados al hablar de su adolescencia. / Mediaset.

Ven a cenar conmigo Gourmet Edición contaba en su segundo programa con Bibiana Fernández como anfitriona. La actriz recibía en su casa a Víctor Sandoval, Dioni y Carmen Borrego, donde la velada ha dado para mucho. Pero, sobre todo, ha servido para que pueda abrirse con ellos sobre lo que vivió en sus tiempos de adolescencia, algo que recuerda muy bien.

Carmen Borrego era la encargada de escarbar en el pasado de Bibiana Fernández. La hija de María Teresa Campos esperaba que la actriz pudiera contarle cómo vivió su época de adolescente, cuando empezó a ser la mujer que siempre había querido ser.

Bibiana Fernández rompió todas sus fotos 

Carmen Borrego ha querido conocer más sobre el pasado de la actriz. / Mediaset.

Carmen Borrego ha querido conocer más sobre el pasado de la actriz. / Mediaset.

Bibiana Fernández se ha querido así abrir con Carmen Borrego y el restos de invitados sobre el dolor que le supuso su adolescencia. «Yo me recuerdo feliz pero en la angustia, el llanto y la discriminación», ha contado la actriz, que se ha convertido en la mujer transexual más famosa de España. La visibilidad de la chica Almodóvar en nuestro país tiene un gran importancia.

Pero, aunque nunca ha renegado de su pasado sí que tuvo una época que tuvo que romper. «Yo he sobrevivido a todas las fotos de mi infancia, las de mi adolescencia las rompí. Pero es mi pasado y forma parte de mí, y lo recuerdo perfectamente«, ha seguido explicando a sus invitados. Y, es que, la adolescencia siempre es una etapa muy difícil, y más para las personas LGTBI.

Lo que ella deseaba

Recuerda entrar a los sitios y sentir que eso era un panal de avispas con los murmullos. / Mediaset.

Recuerda entrar a los sitios y sentir que eso era un panal de avispas con los murmullos. / Mediaset.

Además, en el tono jocoso que caracteriza la actriz, ha contado que su madre recogía los trozos de las fotografías «como si fueran las cenizas de alguien». Aun así, sí que ha querido guardar algo muy importante de su etapa adolescente, su libro de recortes: «lo que sí tengo son los libros de recortes que había recortado sin darme cuenta de que eran los planos de mi vida. Era lo que yo deseaba».

Además, en todo su camino se ha tenido que enfrentar a ser libre en un mundo en el que la libertad, en ocasiones, es juzgada de arriba abajo. Pero ella siguió adelante pese a los murmullos: «Cuando yo entraba en los sitios había ruidos y aprendí a distinguir los que eran de aprobación, de reproche o… de mofa. Era como un panal».

Déjanos tus Comentarios