Bibiana Fernández: «No me gusta el termino ‘trans»

bibiana-fernandez-bertin-osborne

Bibiana Fernández ha abierto las puertas de su casa de Madrid para conceder su entrevista más sincera al programa de Bertín Osborne

Bibiana Fernández fue este miércoles la protagonista de ‘En la tuya o en la mía’, el programa de entrevistas que presenta Bertín Osborne -que podría estar preparando su desembarco en otra cadena- en Televisión Española. La actriz aprovechó la ocasión para repasar junto al cantante toda su vida, desde su infancia, sus años de juventud, hasta la actualidad.

Para tal ocasión, ambos eligieron verse en la casa que Bibiana tiene en Madrid y que acaba de poner en venta. Una acogedora vivienda, decorada con gusto y rodeada de un cuidado y extenso jardín. Así pues, la colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa’, señaló en varias ocasiones que quería deshacerse de ella, después de haber reconocido que tiene que hacer frente a unas deudas.

Bibiana recordó los momentos más importantes de su infancia. Aunque de padres malagueños, nació en Tánger y con solo 6 años, vivió la ruptura de sus progenitores coincidiendo con una noche de Reyes: “Me fui con mi padre llorando con los juguetes en la mano”. “Se fue a vivir conmigo y con su hermana. Todos estábamos en una portería y durmiendo en una habitación por turnos porque mi padre trabajaba por la noche”, apuntó.

Pese a haber vivido momentos complicados durante los primeros años de su vida, reconoce ser “optimista por naturaleza”. De hecho, a los 13 años tenía muy claro lo que quería, por lo que decidió abandonar su casa para convertirse en la mujer que hoy en día es. “Quería ser yo, la mujer que estoy aquí, y eso lleva un proceso”.

No obstante, no le gusta recordar los años en los que cambió de sexo. Reconoce que actualmente hay más visibilidad para este colectivo, pero sigue sin gustarle el término “trans”. “Hay niños que ya consiguen los papeles. Te dirán soy niño o niña, no soy trans. Ellos ya sienten eso”, por lo que prefiere evitar cualquier tipo de etiqueta.

El salto a la fama lo dio de la mano de Pedro Almodóvar, tras convertirse en una de las protagonistas de sus películas junto a Rossy de Palma o Loles León. Admite que muchos hombres han pasado por su vida, pero solo tres han conseguido marcarle. “Para mí antes la pareja era un destino. Me hubiera vuelto loca de pensar que iba a estar sola”, manifestó durante la entrevista.

Su gran momento llegó, probablemente, con Asdrúbal, con el que decidió casarse en la misma casa que ahora vende. Aún lo recuerda como el día más feliz de su vida. De hecho, cuando lo dejó con él, se puso el mundo por montera y decidió hacerse un lifting. Reconoce haber perdido la cuenta del dinero que se ha gastado en operaciones estéticas, sin embargo, nunca ha tenido miedo a confesar todas las que se ha hecho.

Déjanos tus Comentarios