Lo que hasta ahora desconocíamos de la familia de Bertín Osborne

Bertín Osborne y su hija, Eugenia Ortiz, acudiendo a una boda.

Desde que saltara a la fama siendo solo un adolescente, la vida de Bertín Osborne ha estado en boca de todos. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando hemos descubierto algo más acerca de su popular familia. La mediana de las hijas que el artista que tuvo con la modelo Sandra Domecq ha revelado que hay una persona entre sus allegados que padece la misma dolencia que su hermano, Kike. Cabe recordar que el niño nacía hace 11 años con una lesión cerebral causada por la licteria.

«Mi hermano nos ha cambiado a todos, pero sobre todo a mi padre. A nosotras no nos ha impactado tanto porque el hermano de mi madre, mi tío Rodrigo, tiene lo mismo que Kike y nos hemos criado con él, vivía en la casa de al lado en Jerez. Tiene problemas motores y es como un niño de tres años, hace las mismas cosas que mis hijos pequeños», nos desvelaba Eugenia durante el lanzamiento de su Lo’ne, su tercera colección de joyas.

Un ejemplo de fuerza y coraje

Kike es el gran protagonista de la casa. Todos están pendientes de él, especialmente ahora que se recupera de una complicada intervención quirúrgica. En verano fue operado de las piernas para colocarle los músculos con la idea de que pueda andar a medio plazo. «Los huesos se estaban deformando, tenía los pies curvados. Tenía dolores y dejó de intentar ponerse de pie», explicaba Fabiola Martínez.

Ahora el niño está atravesando un duro proceso de rehabilitación en Sevilla. En la capital hispalense le operaron y allí acude diariamente a ejercitarse con fisioterapeutas que hacen todo lo posible por agilizar esta etapa. «Está bien, pero porque tiene un carácter maravilloso. Tiene dolores, calambres… no lo está pasando bien pero su actitud es tan buena…«, nos cuenta su hermana Eugenia, para la que el pequeño es un héroe.

De Madrid a Sevilla

Esta situación hará que durante las navidades todos los Osborne se trasladen en un momento o en otro a Sevilla. Además, podrían ser las últimas fiestas que pasen en esta finca familiar hispalense puesto que Bertín sigue queriendo deshacerse de esa propiedad en la que tantos recuerdos y vivencias acumula.

«Es un sitio con muchas limitaciones para Kike y es muy difícil moverlo por las piedras y demás. Pero aunque siempre ha estado en venta, nunca nos hemos desprendido de la casa, seguimos teniendo gente trabajando allí… Ahora vamos a reformar un baño, como Kike se puede poner de pie vamos a cambiar bañera por un plato de ducha», adelanta Fabiola, que se ha instalado allí este curso con su hijo mayor.

Déjanos tus Comentarios