Los beneficios de enseñar a los niños a argumentar

Un niño hablando con su padre. Enseñarlos a argumentar es básico.

Un niño hablando con su padre. Enseñarlos a argumentar es básico.

La capacidad argumentativa es una competencia básica para afrontar los retos de la vida diaria. Por eso, preparar a los más pequeños en el arte de la retórica y la argumentación provocará que brillen en todos los aspectos. “La capacidad de argumentación es una materia al alcance de todos, que con trabajo y esfuerzo se puede reforzar y mejorar” apunta Cristina Hernández, psicóloga de Secundaria y Bachillerato en Brains International School La Moraleja.

Así, desde Brains International Schools enumeran a continuación las 7 claves para desarrollar una buena argumentación:

1.Tener clara nuestra postura. Aunque parezca evidente, no lo es. Y es que saber qué queremos comunicar es el primer paso para una buena argumentación.

2.Pensar los mensajes clave. Diseñar por adelantado los mensajes clave que van a articular nuestro discurso, teniendo en cuenta cuál es el objetivo del debate, es fundamental. Pensar antes que hablar evitará la necesidad de improvisar.

3.Ponerlos por escrito. Escribir las ideas fundamentales que queremos transmitir nos ayudará a ordenarlas y priorizarlas. El resultado será un discurso más coherente, sin contradicciones y más sólido. Así, evitaremos olvidar alguna idea o argumento clave en nuestra exposición.

Dejar plasmadas las ideas en papel es algo fundamental

4.Escuchar con atención. Para poder replicar y dar respuesta a las cuestiones planteadas, lo más importante es escuchar primero a nuestros interlocutores. Solo de esa manera podremos comprender su postura y elegir los argumentos más adecuados.

5.Apoyar los argumentos en datos y ejemplos. Las cifras y los ejemplos nos aportan credibilidad, sobre todo si son extraídos de fuentes reconocidas y/o fiables.

6.Utilizar un lenguaje respetuoso. Hablar con irritación y palabras impositivas solo provoca reacciones defensivas y no consigue que nuestros mensajes calen en la otra parte. Nuestros interlocutores estarán más dispuestos a escuchar nuestro punto de vista si utilizamos un lenguaje afable, claro, sencillo y respetuoso.

7.Acompañarnos de un lenguaje no verbal adecuado. Además de los mensajes, cómo los comunicamos y qué somos capaces de expresar con nuestros gestos, postura corporal y expresiones faciales, resulta fundamental. Debemos intentar ser empáticos, estar cómodos y acompañarnos de herramientas y gestos que en todo caso puedan ayudar a la comprensión por parte del interlocutor.

Preparar a los más pequeños en el arte de la retórica y la argumentación provocará que brillen en todos los aspectos.

Dejanos tus Comentarios