David y Victoria Beckham, 20 años de imperio y de amor

Los Beckham

David y Victoria Beckham acudieron a la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos semanas antes de su 20 aniversario de bodas.

Corría el año 1996 cuando Victoria Caroline Adams embutida en un traje de cuero negro brillante de cabeza a los pies y con unos botines a juego, cantaba sobre el desierto de Mojave junto a las Spice Girls el tema Say you’ll be there.  Al otro lado de la pantalla David Beckham, por aquel entonces jugador del Manchester United, se hacía una promesa a sí mismo y a su compañero de habitación, Gary Neville: «Esa chica es para mí y pienso ir a por ella».

Era el segundo éxito que las chicas picantes sacaron al mercado. Después, cosas del destino, David y Victoria se conocieron en persona y volvieron a quedar. Un año más tarde el futbolista, con dos anillos de compromiso de Tiffany, clavaba la rodilla en el suelo y le pedía matrimonio. Ella lo confesaba: «Bienvenido David a nuestra familia», fue el nacimiento del imperio de los Beckham. La boda se hizo esperar.

Un lujoso enlace

Los Beckham

Los Beckham unos días antes de casarse en 1999.

Brooklyn nació en marzo de 1999, fue el primer hijo de la pareja. El 4 de julio de 1999, con el irlandés Castillo de Luttrellstown por testigo, se daban el «sí, quiero». Victoria usó un vestido de la marca Vera Wang de corte princesa, que combinó con una corona de oro blanco valorada en 160 mil dólares. A la ceremonia acudieron tan solo los más íntimos, 29 invitados. Después, la celebración tuvo lugar con 250 amigos, costó cerca de 750.000 euros y para ella los novios eligieron un segundo traje en tonos morados. De eso hace hoy 20 años.

Dos décadas en donde los Beckham han levantado un imperio: 396 millones de euros ligados a marcas de deporte, de moda, publicidad… una auténtica pareja de poder. Poseen tres empresas: una a nombre de cada uno y otra en común.

Los Beckham, amor por encima de todo

Los Beckham

Los Beckham tienen cuatro hijos y viven en Londres.

Después de Brooklyn llegaron Romeo en 2002, Cruz en 2005 y la pequeña Harper en 2011. La familia vive en el exclusivo barrio de Holland Park londinense. Victoria se desvinculó de las Spice Girls, un icono pop, y se lanzó con su propia empresa de moda. Tuvo varios altibajos, pero ahora se ha convertido en dueña de una de las firmas más consolidadas de Reino Unido con cerca de 200 empleados y con desfiles habituales en la pasarela de Londres y en las semanas de la moda alrededor de todo el mundo.

La familia está muy unida. Comparten intereses e ilusiones: bailan, viajan, acuden a festivales… Ambos tienen una orden del Imperio Británico, que él logró en 2003 y ella en 2018. En este 20 aniversario los Beckham son la máxima confirmación de que el amor a primera vista existe.

Déjanos tus Comentarios