Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi ya son padres

Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi

Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi padres de un niño

Y el gran día ha llegado. Hoy, 28 de febrero, Beatrice Borromeo daba a luz a su primer hijo contra todo pronóstico en Mónaco. Un niño que ha nacido a última hora de la tarde y del que por el momento no ha trascendido el nombre.

Ha sido una de las hermanas de la feliz mamá, Mathilde Borromeo, quien nos ha hecho partícipes de la feliz noticia. Y es que como se preveía, la casa real monegasca ni confirmó ni ahora ha anunciado la buena nueva. La joven ha publicado una imagen en su perfil de Instagram donde se podía leer «28/2/2017, nueva fecha para incluir en el calendario de mi familia»Un mensaje muy enigmático que guardaba un mensaje muy especial.

El nacimiento ha llegado de la misma forma que la noticia del embarazo, envuelta en un velo de misterio propio de la casa de Mónaco, y es que, hasta el verano pasado no se confirmó lo que era un secreto a voces. La bella periodista y su marido han cumplido así uno de sus mayores sueños, y es que según confesaba la propia Beatrice después de su boda «Me encantaría formar mi propia familia». 

Solo queda esperar la primera imagen de la feliz familia, quienes aunque residen la mayor parte del tiempo en Milán, la tradición manda y, seguro que para Carolina de Mónaco ha sido todo un regalo ver nacer a su nuevo nieto.

Carolina de Monaco abuela

El cuarto nieto para Carolina de Mónaco

Fue en 2013 cuando la princesa de Mónaco de estrenaba en su papel de abuela, en este caso de Sasha, fruto de la relación entre su hijo mayor, Andrea, y Tatiana Santodomingo. Nueve meses después, aunque no con la misma felicidad, repitió experiencia. Esta vez era Carlota Casiraghi quien traía al mundo a Raphäel, el resultado de su romance con el humorista Gad Elmahed. No fue hasta el año 2015, cuando Andrea Casiraghi volvía a ser papá, esta vez de la pequeña India.

La llegada de este nuevo bebé ha sido un gran regalo para Carolina, quien ha encontrado en sus hijos y por consiguiente en sus nietos el motor de su felicidad.

Déjanos tus Comentarios