Ascot… un festival de tocados sin precedentes

TX-ASCOT

Cada año, esta competición hípica reúne a lo más selecto de la sociedad inglesa. Flores, plumas e, incluso, animales, y sobre todo, mucho color, han sido los motivos más originales en los tocados de las damas. Como es habitual, la reina Isabel II inauguró las carreras del hipódromo más glamouroso del mundo, competiciones a las que tiene una especial admiración. A lo largo de los días que duró el evento la soberana llegó en un impresionante carro de caballos acompañada de su marido, el duque de Edimburgo. Tras ellos, el príncipe Carlos junto a Camilla Parker –nunca faltan a la cita–, además del príncipe Harry, que por segundo año consecutivo ha asistido de manera oficial. Por otro lado, las princesas Eugenia y Beatriz, hijas del príncipe Andrés, prefirieron la compañía de sus amigas. Finalmente, se echó en falta la presencia de los duques de Cambridge, quienes probablemente estén acostumbrándose a la idea de tener dos niños en casa.

A pesar de la presencia de la familia real británica, son las mujeres ataviadas con sus mejores galas y los sombreros y tocados más ostentosos quien reciben todo el protagonismo. Los tocados imposibles de las mujeres que acuden al hipódromo compitieron una vez más en protagonismo con las carreras de caballos. El diseñador favorito de las royals es Philip Treacy, cuyos sombreros son consideradas verdaderas obras de arte (y los hay tanto de 250 euros como de precios multimillonarios). Tanto así que Máxima de Holanda es una de sus clientes más selectas.

Déjanos tus Comentarios