4 consejos para decorar tu árbol de Navidad

Seas de unos o de otros, lo primero que debemos tener en cuenta es el orden de colocación. El punto de partida son las luces (entraremos en ellas en el siguiente punto) y las guirnaldas y espumillones; al colocarlas primero, las podremos esconder mejor entre las ramas. Tras ellas, deberemos colocar lo demás: bolas, muñecos, figuras colgantes... Todo ello sin sobresaturar el árbol de Navidad. El punto final lo pone, sin duda, la estrella que lo corona.

Ha llegado el momento que esperábamos: ¡toca decorar el árbol de Navidad!

Ha llegado el momento que tanto esperábamos: toca poner el árbol de Navidad. Saca de la caja los adornos (nuevos o de años anteriores) y ponte manos a la obra. Eso sí, primero léete los importantes consejos que te damos. Con ellos, conseguirás que tu árbol sea el más admirado de todos.

1. ¿Árbol artificial o natural?

Esta es, sin duda, la primera pregunta que debes plantearte. Aunque va en los gustos de cada uno, una de las principales razones que decantan la balanza a favor de uno u otro es la seguridad. Si tu árbol de Navidad es artificial, será ignífugo; hay menos probabilidades, por tanto, de que pueda salir ardiendo por culpa de las luces que lo decorarán.

Eso sí, apostar por un árbol de Navidad natural, un abeto, es mucho más ecológico; pero debes saber que este requiere de unos cuidados básicos (mínimos, eso sí). Y si tienes chimenea de leña, ¡aleja tu árbol de Navidad, sea cual sea el tipo que hayas elegido! Una vez tengas tu elección, pasamos al siguiente paso: la localización.

4 consejos para decorar tu árbol de Navidad

Si optas por un abeto natural, despídete de las luces.

2. ¿Dónde pongo el árbol de Navidad?

No es lo mismo un árbol que presida la entrada de la casa que el salón-comedor de tu hogar. La localización es muy importante, no solo por la decoración del entorno, también por el tamaño. No es lo mismo ponerlo en una zona abuhardilla (en cuyo caso deberá ser pequeño) que en un gran espacio; si este es tu caso, ¿por qué no optas por uno que llegue hasta el techo?

Una vez escogido, llega el momento de montarlo. No trates de decorarlo en un sitio y luego moverlo, ya que estropearás el resultado y puede que te lleves alguna desagradable sorpresa luego…

3. Bolas, adornos y demás.

Aquí hay dos opciones. Por un lado, los metódicos, que eligen con cuidado cada una de las piezas que van a colocar en su árbol en función de la misma gama cromática y el mismo estilo; son tan cuidadosos que parece que miden con regla la distancia a la hora de ponerlos. Por otro, los que más, los que abocan sin temor la caja de adornos varios y se quedan tan contentos; para ellos, seguir una gama cromática y un cierto orden es lo más aburrido del mundo.

4 consejos para decorar tu árbol de Navidad

Si vas a comprar todos los adornos nuevos, elige un único estilo y decora tu árbol de Navidad siguiendo esas pautas.

Seas de unos o de otros, lo primero que debemos tener en cuenta es el orden de colocación. El punto de partida son las luces (entraremos en ellas en el siguiente punto) y las guirnaldas y espumillones; al colocarlas primero, las podremos esconder mejor entre las ramas. Tras ellas, deberemos colocar lo demás: bolas, muñecos, figuras colgantes... Todo ello sin sobresaturar el árbol de Navidad. El punto final lo pone, sin duda, la estrella que lo corona.

4. Luces, ¿sí o no?

Las luces de Navidad son un básico en muchos hogares; y, por supuesto, el árbol de Navidad no iba a ser una excepción. Sin embargo, debes saber que es recomendable prescindir de ellas su has optado por un abeto natural; aunque son muy seguras, si se usan de forma continua, pueden llegar a causar un incendio.

También hay otra razón para prescindir de ellas: la factura de la luz. Si optas por ponerlas, elige luces LED que consuman lo mínimo posible. Si no, te llevarás una sorpresa no muy agradable cuando llegue la siguiente factura.

Seas de unos o de otros, lo primero que debemos tener en cuenta es el orden de colocación. El punto de partida son las luces (entraremos en ellas en el siguiente punto) y las guirnaldas y espumillones; al colocarlas primero, las podremos esconder mejor entre las ramas. Tras ellas, deberemos colocar lo demás: bolas, muñecos, figuras colgantes... Todo ello sin sobresaturar el árbol de Navidad. El punto final lo pone, sin duda, la estrella que lo corona.

¿En casa hay niños pequeños? Involúcralos en la decoración del árbol. Ellos pueden ayudarte a colocar las figuritas.

Ahora ya solo queda que te pongas manos a la obra y coloques tu árbol. Si tienes niños pequeños, esta es una ocasión muy especial para ellos. No olvides colocar los regalos debajo y ¡disfruta de una Feliz Navidad junto a los tuyos!

Dejanos tus Comentarios