Arantxa Sánchez Vicario puede ir a la cárcel: su drama continúa

Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario está viviendo uno de sus peores momentos.

Después de que se anunciara el fin del matrimonio de Arantxa Sánchez Vicario con el empresario Josep Santacana, las cosas no parecen mejorar para la tenista. A las exigencias judiciales del catalán -pidió la custodia de sus dos hijos; así como una orden de alejamiento de la deportista-, se suman ahora las acusaciones de la que ha sido su familia política durante años. Pero no acaba ahí la cosa.

Y es que, según se ha sabido estos días, el fin de su relación se ha visto precipitada por una infidelidad del empresario. Algo que, según parece, Santacana negó a su mujer hasta que fue imposible ocultarlo. Una información que desveló Kiko Hernández hace unos días en Sálvame. Según el colaborador, existen una serie de fotografías de Santacana junto a su nuevo amor que pronto pueden ver la luz.

Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa y Josep en sus años felices.

La nueva novia de Josep es una gogó a la que habría conocido en Miami. Y la relación entre ellos estaría consolidada que incluso iban juntos a visitar las obras de un barco propiedad del empresario. Ahí es donde les habrían fotografiado juntos.

Un duro golpe, sin duda, para la tenista. Y es que, según su entorno, Arantxa Sánchez Vicario está sumida en una profunda depresión; ella continuaba igual de enamorada de su marido que el primer día. Y esta situación la está desbordando. De hecho, según ha comprobado Sálvame, está desaparecida del mapa en Miami.

Un pasado dudoso

La familia de Josep Santacana habla de su divorcio de Arantxa Sánchez Vicario

Nuevos datos del pasado de Santacana han salido a la luz.

Precisamente el programa de Telecinco ha contactado también con una exnovia de Santacana. Yolanda, como así se llama, ha definido al que fuera su pareja como una persona manipuladora y fría; por ello, no se sorprendía de su separación de la tenista. Y ha lanzado una dura acusación contra él: cree que su objetivo era estafar a Arantxa. Así, enamorándola y convenciéndola de que sus padres la habían engañado con las cuentas, él sería el encargado de administrar su dinero.

Cabe recordar que fue precisamente el pasado de Josep el que alejó a la tenista de su familia. Según un informe encargado por los padres de Arantxa, el empresario no tenía más que deudas. Así, ante las dudas de la familia, se lo hicieron saber a ella, que se negó a creerles. Un distanciamiento que, parece, comenzó a resolverse a finales del pasado verano; muchos años después de su inicio.

Piden cárcel para ambos

La extenista y su todavía marido se enfrentan a nuevos problemas judiciales.

Sin embargo, este no ha sido el único drama que en este momento asola a Arantxa. Acabamos de conocer que la justicia de Luxemburgo pide prisión preventiva para ella y su todavía marido; si no quieren ir a la cárcel, les ha sido impuesta una fianza de 10 millones de euros. Todo se remonta a una querella interpuesta por el Banco de Luxemburgo contra ellos. La entidad les acusó de supuestos delitos de alzamiento de bienes y fraude de acreedores. Ya les ha sido notificado tanto a Sánchez Vicario como a Santacana.

Déjanos tus Comentarios