El divorcio de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana se complica

Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana en sus años felices.

Seguro que el 12 de septiembre de 2010 se ha convertido en un día maldito para Arantxa Sánchez Vicario. Ese fue el día en el que la tenista daba el «Sí, quiero» a Josep Santacana en Perelada. Ahora, casi diez años después de su boda, la pareja está sumergida en una pesadilla por culpa de su divorcio.

Desde que la noticia saltó a la prensa, las informaciones se han ido sucediendo a una velocidad de vértigo. El matrimonio de Arantxa y Josep parecía uno de los más consolidados. Sin embargo, ahora hemos sabido que no es así. Y, tras conocer ayer que un tribunal de Luxemburgo pide para ellos prisión preventiva o diez millones de euros de fianza (al margen de su divorcio en Miami), una nueva noticia ha hecho que se tambalee todo.

Novedades en el proceso de divorcio

La familia de Josep Santacana habla de su divorcio de Arantxa Sánchez Vicario

La pareja en un aimagen de archivo.

Así, según publica el medio digital LOOK, una nueva demanda se ha añadido al proceso legal de divorcio iniciado el pasado 3 de enero. Al parecer, uno de los dos ha solicitado «una orden de protección por una presunta conducta abusiva de la parte contraria«. Se desconoce si ha sido la propia Arantxa o Santacana.

Como afirman en la publicación, este tipo de peticiones se realizan en contados casos; sobre todo, cuando se cree que la otra parte tiene montada alguna estrategia que sirva para entorpecer el proceso legal. Todo apunta a que el interés mediático generado alrededor del divorcio ha propiciado esta petición. Además, el juez ha decretado el secreto de sumario.

Habla el abogado de Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario

La tenista está viviendo el peor momento de su vida.

Hoy, por fin, hemos tenido noticias del abogado de la tenista. Hasta ahora, por recomendación legal, ninguna de las partes se había pronunciado; sí había hablado la familia del empresario. Lo ha hecho con el fin de que se deje de especular con las facultades mentales de Arantxa. Y es que, en la demanda de divorcio, Santacana argumentaba que la deportista no estaba en condiciones de hacerse cargo de sus hijos; incluía informes psicológicos como pruebas.

Así, el equipo legal que asesora a Arantxa Sánchez Vicario ha afirmado que no van a dejar que se especule con la salud mental de la tenista. «Sus facultades psicológicas son plenas«, afirman.

Déjanos tus Comentarios