Anne Hathaway, en la cima del éxito

Anne Hathaway paseo de la fama

Anne Hathaway ya puede presumir de estrella en el Paseo de la Fama.

Anna Hathaway vuelve a asomarse a la gran pantalla española. En este caso, como protagonista de la comedia Timadoras compulsivas. La película, estrenada en la cartelera de nuestro país el 10 de mayo, se basa en la apuesta de dos estafadoras que compiten por ser la primera de ambas en estafar a una mujer adinerada.

A la actriz, desde luego, trabajo no le falta. Fruto de su prolífica carrera es que esta misma semana ha podido inaugurar su estrella en el Paseo de la Fama, un honor no al alcance de muchos. «Estoy realmente conmovida», reconocía sin apenas poder contener la emoción. A su lado, como siempre en los momentos importantes, su marido, Adam Schulman.

Anne Hathaway, afortunada en el trabajo y en el amor

Anne Hathaway y Adam Schulman

Adam Schulman acompañó a su mujer en su gran día.

A sus 36 años, Anne Hathaway puede presumir de ser una mujer afortunada. Aparte de ser una estrella consolidada en Hollywood, su marido, actor y también diseñador de joyas, permanece a su lado desde 2008, cuando comenzaron su relación sentimental. En septiembre de 2012, se daban el «sí, quiero» en una ceremonia privada celebrada en California.

La pareja se conoció en el Festival de Cine de Palm Springs y, tal y como la propia Anne ha contado, enseguida tuvo claro que se casaría con él. Lo cierto es que no se equivocó demasiado porque, al menos por ahora, son una de las parejas más sólidas del panorama social. El momento más feliz de Anne Hathaway y su marido llegó con el nacimiento de Jonathan, en marzo de 2016.

Su apuesta por la conciliación laboral y familiar

Anne Hathaway con marido e hijo

El matrimonio tiene un hijo, Jonathan, que el pasado marzo cumplió 3 años.

En plena promoción de Timadoras Compulsivas, poco más puede pedirle Anne Hathaway a la vida. La película se rodó en 2017 en España, en concreto, en Mallorca. En este sentido, la propia Anne Hathaway ha reconocido que fue bastante placentera su estancia en la isla. Durante el tiempo de rodaje, no dudó en llevarse al set a su hijo.

Para Anne es importante la conciliación laboral y familiar y procura no separarse demasiado del pequeño. Recientemente, con la espontaneidad que la caracteriza, aseguraba en un programa de televisión que no volvería a beber hasta que su hijo tuviera 18 años. ¿El motivo? Las resacas. «Cuando esté en una etapa de mi vida donde tenga suficiente espacio para pasar una resaca, podré volver a beber, pero eso no sucederá hasta que mi hijo esté fuera de casa», afirmó.

Déjanos tus Comentarios