Anabel Pantoja esperaba que sus primos la recibieran

Se acabó el concurso para Anabel Pantoja, pero hay algo que echó de menos a su salida. / Mediaset.

Se acabó el concurso para Anabel Pantoja, pero hay algo que echó de menos a su salida. / Mediaset.

Por fin Anabel Pantoja ha podido demostrar que sirve para participar en un reality. Le ha costado bastantes intentos ya hasta ahora su paso por diferentes concursos de convivencia había sido más efímero. Ejemplo claro de ello fue GH VIP, de donde fue la primera expulsada.

Ahora ha llegado hasta la final de El tiempo del Descuento y ha conseguido un meritorio tercer puesto y, sobre todo, el apoyo de sus compañeros, algo que es todavía más difícil de conseguir. Normalmente en Sálvame siempre hay diferentes opiniones, pero este caso, hasta el presentador de ambos espacios le felicitó y agradeció su entrega. Por eso le sorprendió tanto el recibimiento que tuvo.

El programa se la juega a Anabel Pantoja

La cara de Anabel al ver que nadie le aplaudía fue un poema. / Mediaset.

La cara de Anabel al ver que nadie le aplaudía fue un poema. / Mediaset.

Una de las señas de identidad de Sálvame es el cachondeo que tienen los colaboradores entre sí, siempre que no están discutiendo. Por eso quisieron gastarle una broma a Anabel en su primer día de regreso al formato. En lugar de ser recibida entre vítores y aplausos, al público la esperaba en silencio y comiendo chocolate.

Eso sí, tras la broma, que Anabel recibió con gran elegancia, todos prorrumpieron en aplausos, público y compañeros que no dudaron en festejar con ella su triunfo y su regreso. Tras los abrazos y las alegrías, Anabel confesó que, aunque no había conseguido el primer puesto, sí se sentía ganadora ya que «he aprendido a convivir con los chicos y entenderles. También el saber aguantar, porque siempre he necesitado a mi familia, mis amigos, el chocolate…», bromeaba ella.

No todo es alegría, también hay reproches

Tras abrazar a su novio, Anabel Pantoja preguntó por Irene, que acudió al instante.

Anabel quiso destacar una vez más la entereza de Irene y lo agradecida que estaba porque hubiera ido a recibirla.

A pesar de que ahora tiene motivos de sobra para celebrar, Anabel también ha querido señalar que hubo una cosa que echó de menos tras su salida de la casa, y fue la presencia de sus primos, Kiko Rivera e Isa Pantoja. «Mi ilusión era que estuvieran los dos como yo estuve para recibirlos a los dos. Me habría gustado que me abrazaran». Kiko estaba en Barcelona trabajando e Isa estaba con su hijo.

Por suerte para ella, quien no falló fue Irene Rosales. A pesar de que pocos días antes su madre había fallecido, Irene no quiso perderse la gran noche de Anabel y, además de estar a su lado cuando llegó a plató, también le regaló una noche cargada de magia e ilusión al ocultarle la triste noticia. Evitando convertir en angustia la felicidad que en ese momento sentía Anabel.

Déjanos tus Comentarios