Anabel Pantoja es acusada en «Sálvame» de vaga

Anabel Pantoja

Anabel Pantoja es acusada de vaga y abandona el plató de Sálvame.

Anabel Pantoja en el punto de mira de la auditoria de Sálvame. El programa de la sobremesa más famoso de Telecinco tiene un teléfono abierto para su audiencia en el que puede opinar, comentar, o saludar, o decir lo que les apetezca. Muchos de los mensajes telefónicos hacían alusión al poco esfuerzo de la sobrina de la tonadillera.

En una ocasión alegó que no se la entendía bien porque en Andalucía se hablaba así. El aluvión de críticas no tardó en llegar y muchos andaluces no dudaron en levantar el teléfono y contestar a la colaboradora. La ciudadanía del sur de España fue respaldado por los compañeros de Anabel. Gema López o María Patiño la recordaron que no era cuestión del acento sino de su mal uso del lenguaje.

Anabel Pantoja cansada de que cuestionen su profesionalidad

Anabel Pantoja

La sobrina de la tonadillera monta en cólera con las críticas de sus compañeros.

Las críticas iban subiendo de tono, pero el plató explotó cuando la Pantojita, según ella, bromeó sobre si ir a maquillarse y sentarse en la silla no se consideraba trabajo. Patiño estalló al escuchar tal barbaridad. Al verse acorralada por sus compañeros optó por la vía fácil y Anabel salió de delante de las cámaras.

Kiko enseguida salió detrás de ella. El lío de la tarde estaba servido y había que continuar con el espectáculo. La colaboradora acusó a sus compañeros de ser «los catedráticos de la universidad de Logroño«. María volvió a arremeter y le recordó que no se trataba de estudios, sino del esfuerzo personal, que de ella dependía buscar e informarse de manera independiente.

Kiko Hernández al rescate de su compañera tras criticarla

Anabel Pantoja

La colaboradora llegó a amenazar con abandonar no sólo el plató, sino también el programa definitivamente.

Ante tal verdad Anabel salió del estudio perseguida nuevamente por Kiko y Patiño. Las dos compañeras se encerraron en lo que parecía el baño de señoras. Lo que se podía escuchar detrás de la puerta era una tensa discusión entre ambas en la que Anabel parecía llegar al límite de la emoción.

Kiko Matamoros llegó para añadir más fuego a la hoguera remarcando que en Logroño no hay universidad. Lo cierto es que no es la primera vez que se le llama la atención a la sobrina de la Pantoja. El pasado mayo Jorge Javier le invitó a un reto para demostrar su esfuerzo. La colaboradora tenía que adelgazar 400 gramos cada semana para al menos demostrar que trabaja y lo intenta.

Déjanos tus Comentarios