La carta que Ana Julia, asesina confesa de Gabriel Cruz, ha escrito a Ana Rosa

Ana Rosa Quintana

Ana Rosa Quintana ha abierto su programa con una bomba/ Telecinco.

Ana Rosa Quintana seguro que nunca hubiera esperado el comienzo que ha tenido hoy, jueves 12 de abril su programa. La presentadora ha comenzado su espacio diario, El Programa de Ana Rosa, con una carta en la mano. Se trataba de un escrito dirigido a ella cuyo remitente era alguien que se encuentra en prisión preventiva. La autora es Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz.

La historia del niño, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en el maletero del coche de Ana Julia, nos conmocionó. No solo por el fatal desenlace o las circunstancias del crimen; o por la solidaridad mostrada por todos con la familia. También por la entereza de sus padre frente a la tragedia. Y, sobre todo, la llamada a la calma y contra el odio que efectuó su madre, Patricia Ramírez, tras encontrar al pequeño.

¿Qué dice Ana Julia en la carta?

La carta que Ana Rosa ha recibido de Ana Julia, asesina confesa de Gabriel

La carta está escrita de puño y letra de Ana Julia/ Telecinco.

“Hola Ana Rosa”, comienza la misiva escrita desde la cárcel almeriense de El Acebuche. Consta de dos folios, cincuenta y ocho líneas. En ellos, la asesina confesa del niño narra lo ocurrido el 27 de febrero. Explica su versión de ese día y de cómo se desarrollaron los acontecimientos los doce días posteriores a la desaparición de Gabriel. Un tiempo en el que la expareja del padre de Gabriel, Ángel Cruz, engañó a todos… menos a los investigadores.

El contenido de la carta se ha ido desgranando a lo largo del programa. Como idea general, se sabe que Ana Julia está arrepentida de lo que hizo. Aunque sabe que no existe excusa en el mundo para justificar el asesinato del pequeño. “Quité a la persona que amo lo más grande que uno puede tener, un hijo“, afirma en el escrito.

La carta completa de Ana Julia Quezada

La carta que Ana Rosa ha recibido de Ana Julia, asesina confesa de Gabriel

Ana Rosa enseñando la misiva que ha recibido/ Telecinco.

“¿Que cómo estoy? Pues te puedes imaginar, nada bien. Ante todo pedir perdón a toda la familia de Gabriel y a todas las personas que he hecho daño. No puedo hablar mucho por el secreto de sumario.
Lo primero, estoy impactada por todas las mentiras que se han dicho de mí. ¿Mi versión de los hechos? Fue un accidente y siempre lo diré porque es la verdad. Me asusté mucho, el miedo se bloquea y actué así. No fui lo suficientemente fuerte como para decirle a mi pareja, a nadie, lo que había pasado y, poco a poco, me fui metiendo en una bola cada vez más grande.

Sé que no tengo excusa por el accidente. Quité a la persona que amo lo más grande que uno puede tener, un hijo. Ángel, Patricia, a todos perdón. Tengo una hija y le he hecho mucho daño, espero que ella algún día me pueda perdonar. También creo que cometas el delito que cometas nos tienen que tratar como personas. Sé que pasaré el resto de mi vida aquí, pero esto es en lo que menos pienso. Tengo mucho que contar, en cuanto pueda, lo explicaré”.

“Quité a la persona que amo lo más grande que uno puede tener, un hijo. Ángel, Patricia, a todos perdón”.

“Lo mío con Gabriel lo dije y siempre lo diré, fue un accidente. No soy más monstruo que esas personas y lo hice por un accidente. Ellos lo harían queriendo, son más monstruo que yo. Al escribir esta carta me tiemblan las manos. Así que disculpas cuando hay padre gente de color blanco que cometen esos crímenes nunca he visto tantas barbaridades. Eso se llama racismo y xenofobia.

Soy negra, cometí un delito sin querer, lo único que pido es que se me juzgue y se me trate como se me tiene que tratar en mi situación. Dicen que el fiscal va a investigar si se trata de racismo. Por Dios! Si ya cuando me detuvieron en el coche que me metieron las dos chicas que se montaron conmigo, esas mismas me querían matar con las esposas por detrás y diciéndome una “ahora mismo te mataba, zorra. Te dejaba en una plaza para que te mataran, hija de puta. A ver si con un poco de suerte te matan en la cárcel”.

“Cuando me detuvieron en el coche que me metieron las dos chicas que se montaron conmigo, esas mismas me querían matar”.

En el calabozo fue un infierno. No sé si sabéis que la familia de Ángel es Guardia Civil, con esto os puedo decir cómo me trataron. Estoy con antidepresivos y pastillas para comer y dormir. Que no hay racismo en España? Ahora lo pongo en duda. Menos mal que aquí en la prisión me siento bien y me tratan como es debido porque son profesionales. Un saludo, Ana Julia Quezada Cruz”.

Déjanos tus Comentarios