Ana Obregón sobre el cáncer de su hijo: »No hay que hacer drama del drama»

Ana Obrogón ha pasado por Volverte a ver para contar su experiencia con el cáncer de su hijo

Ana Obregón ha pasado por Volverte a ver para contar su experiencia con el cáncer de su hijo. / Mediaset.

Cuando descubrimos que Álex Lequio se encontraba en pleno tratamiento para curarse del cáncer que le fue diagnosticado, todo el mundo esperaba que las cosas salieran bien, el joven regresara a España junto a su madre, y contara en primera persona cómo ha sido el camino de su recuperación.

Aunque todavía no se ha llegado a ese punto, el joven ya ha concedido algunas entrevistas en las que dejaba claro que, gran parte de su mejora, era gracias a la actitud positiva que ha mantenido en todo momento. Y también gracias al apoyo incondicional de sus padres, Alessandro Lequio y Ana Obregón.

Ana Obregón cuenta su versión

Ana Obrogón ha pasado por Volverte a ver para contar su experiencia con el cáncer de su hijo

Ana le contó a Carlos Sobera cómo fue enterarse del diagnóstico de su hijo. / Mediaset.

Siempre esta  bien escuchar la versión del afectado en primera persona pero, ¿qué pasa con su familia? ¿Sus cuidadores? En ocasiones nos olvidamos de la gente que está a su lado en todo momento, cogiéndoles de la mano y sufriendo todo el proceso con ellos. Este es el caso de Ana Obregón, que ha tenido que enfrentarse a la peor pesadilla de cualquier madre.

«No se ha quejado nunca», alaba Ana de su hijo. Y tiene claro cuál es el deseo al final de todo este proceso, que podría haberles roto como familia, pero les ha unido más: «Espero que mi hijo se cure del todo, que esto se pase. Es un camino duro, un camino de espinas, pero que al final ve la luz».

Álex, todo un ejemplo

Álex Lequio de cena de empresa

Álex Lequio es un orgullo para su madre siempre. Pero es que la bióloga tiene motivos de sobra. / Redes sociales.

Sin embargo por lo que hemos podido comprobar en Volverte a ver, la actitud de Álex le viene en los genes. Ana lo tiene claro, «lo que no se puede hacer es drama sobre el drama. Una madre o un familiar tiene que estar con la mente fría y tomar soluciones». Eso sí, también ha confesado que se permitió el lujo de llorar, algo muy sano, pero solo la noche que diagnosticaron a su hijo.

Mucho se ha criticado que los Obregón se marcharan a Estados Unidos para el tratamiento de Álex. Ana ha querido aclarar que, aunque los médicos y los tratamientos en España son maravillosos, el de protones que precisaba su hijo lo proporcionaban allí. Así que no dudó en dejarlo todo, hacer las maletas y mudarse. Ahora no se arrepiente ya que su hijo está respondiendo. «Todo va muy bien, dentro del pronóstico que había, va fenomenal». 

Déjanos tus Comentarios