Ana Obregón y Antonia Dell’Atte por fin firman la paz

Antonia y Ana

Ana Obregón y Antonia Dell’Atte, un abrazo para firmar la paz. / RTVE.

Ana Obregón no pudo esconder su cara de asombro al escuchar el nombre de la invitada que entraba por la puerta: Antonia Dell’Atte. La bióloga no dudó en acercarse a la zona donde se encontraban los profesionales de los fogones para, tal y como anunciaba Antonia Dell’Atte, darse un abrazo histórico.

De este modo, las dos exparejas de Alessandro Lequio «firmaban la paz». En el pasado las dos mujeres no podían ni verse, ni mucho menos estar en el mismo sitio, pero por fin el tiempo ha curado las heridas del pasado. «Sabes que está todo bien ya, ¿no?», le decía la española mientras sus compañeros no podían más que aplaudir y vitorearlas.

Ana Obregón y Antonia Dell’Atte, histórico momento en televisión

Ana Obregón

La bióloga y actriz ha dicho adiós por segunda vez de las cocinas de Masterchef Celebrity. / RTVE.

«Ella tiene el hijo más espectacular del mundo», comentó la concursante. El hijo de la italiana es el hermanastro de su hijo Álex. Antonia Dell’Atte quiso ponerle fin a la emotividad del momento centrándose en el programa, «estamos aquí para darlo todo y divertirnos».

Vicky Martín Berrocal no pudo contenerse y gritó lo que a todo el mundo se le pasaba por la cabeza, «¡No puedo creerme este momento!». Las caras de asombro e incredulidad no dejaban de repetirse entre los concursantes. «Y yo me lo quería perder», decía Yolanda Ramos ante lo que estaba viendo. Y es que la enemistad de las mujeres en el pasado llenó páginas y páginas de la crónica rosa.

El tiempo todo lo cura

Ana Obregóny Antonia Dell’Atte

Dos mujeres unidas y separadas a la vez por el mismo hombre. / RTVE.

Boris Izaguirre comparaba la relación de la española y la italiana con el trato entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente norcoreano, Kim Jong Un. La emoción rebosaba tanto por los poros del venezolano que se agarraba del brazo del modisto Juan Avellaneda para no desmayarse.

«Nos habéis unido en un plató, pero Antonia y yo desde hace tiempo ya estamos unidas», terminó por confesar Ana. «Estamos en un momento de serenidad, siempre y cuando sepamos que la culpa fue del cha cha cha», con esta conclusión terminó la italiana reconociendo cuál había sido el verdadero y único motivo de su conflicto.

Déjanos tus Comentarios