Ana Boyer presume de su pequeño viajero

Ana Boyer, su marido y su hijo son viajeros incansables. No es raro que se sientan en el avión como en su segunda casa. / Instagram: @ferverdasco.

Ana Boyer, su marido y su hijo son viajeros incansables. No es raro que se sientan en el avión como en su segunda casa. / Instagram: @ferverdasco.

Cualquier momento es bueno para descansar, sobre todo si, como en el caso de Ana Boyer, se es madre de un niño tan pequeño. Miguel tiene apenas ocho meses, por eso no es mala idea aprovechar el descanso de su hijo para relajarse ella también.

Así lo ha mostrado en sus redes sociales, donde ha compartido una tierna imagen en la que aparecen madre e hijo disfrutando de un viaje en avión de la mejor manera posible: durmiendo. No es raro que se encuentren en el aire como en su propia casa ya que viajando es como pasan gran parte de su tiempo.

Ana Boyer y Miguel, la imagen de la tranquilidad

La imagen de Ana Boyer y Miguel ha conseguido muchos mensajes cargados de cariño. / Redes sociales.

La imagen de Ana Boyer y Miguel ha conseguido muchos mensajes cargados de cariño. / Redes sociales.

Parece que Miguel pronto se ha adaptado al ritmo de vida de sus padres y, lejos de mostrarse inquieto o llorar a causa del viaje, se relaja hasta quedarse dormido. Por lo menos en el momento de la instantánea, ya que nunca se sabe si este sueño fue reparador y le acompañó durante el vuelo o duró el tiempo suficiente para hacerle la fotografía más tierna del día.

El trabajo de Fernando Verdasco le obliga a desplazarse por todo el mundo y junto a él, su familia, que casi como nómadas, no dudan en acompañarle en las largas jornadas que tiene que permanecer lejos de casa. Así el sacrificio es menos para todos ya que juntos pueden disfrutar de una vida familiar, diferente, pero igualmente gratificante.

En las buenas y en las malas

Fernando por su parte también ha estado muy relajado. En su última visita a Madrid acudió a la clínica estética de su hermana, Sara Verdasco. / Redes sociales.

Fernando por su parte también ha estado muy relajado. En su última visita a Madrid acudió a la clínica estética de su hermana, Sara Verdasco. / Redes sociales.

La llegada al mundo de Miguel hace ocho meses era una prueba del buen momento por el que pasan Ana y Fernando como pareja. Su romántica boda fue también clara evidencia de ello. Sin embargo en su camino no todo el bonito y ambos han demostrado que en los momentos menos buenos están también unidos.

Así quedó claro hace pocas semanas, cuando Verdasco descubrió que no formaría parte del equipo que se disputaría la Copa Davis. Se declaró «muy triste y decepcionado» y se mostró agradecido «a todos los que sí creéis en mí». Su mujer, como muestra de apoyo, le dejó un comentario lleno de corazones y fuerza en su publicación de Instagram.

Déjanos tus Comentarios