El divertido plan de Amalia de Holanda junto a su padre

Guillermo Alejandro y Amalia de Holanda

La princesa, que cumplió 15 años el pasado diciembre, tendrá su propio sueldo al cumplir los 18.

La princesa Amalia de Holanda es probablemente la hija de Máxima y Guillermo de Holanda más parecida físicamente a su padre. De su madre, sin embargo, ha heredado la simpatía y espontaneidad con las que tantas alabanzas ha cosechado siempre. Así lo ha demostrado al acompañar al Rey al concurso hípico Jumping Amsterdam donde ambos, a la vista está, lo pasaron en grande.

Amalia de Holanda y su padre ocuparon uno de los palcos principales del centro RAI, en Ámstedarm. Allí se les pudo ver compartiendo risas y confidencias, demostrando una gran complicidad. Aunque son varias las ocasiones en las que la princesa aparece en público durante el año, suele hacerlo en posados familiares y no solo junto al Rey.

Amalia de Holanda no ejercerá como heredera hasta los 18 años

Amalia de Holanda

Padre e hija, en un momento distendido en uno de los palcos del concurso hípico.

Desde Abril de 2013, cuando Guillermo Alejandro fue coronado Rey, Amalia de Holanda ostenta el título de princesa de Orange, en su condición de heredera. No obstante, no ejercerá como tal hasta que cumpla los 18 años. Así lo aclaró su padre en una entrevista. «Decidí aplazar sus responsabilidades para protegerla. Para comparecer en público uno necesita primero conocerse así mismo. Amalia debe descubrirse para después poder servir a los demás», explicó

En esta decisión también pesó el hecho de que la princesa siempre ha despertado gran interés mediático. Y lo ha hecho para bien y para mal. En 2017 tras el posado de invierno junto a su familia en la estación austriaca de esquí de Lech, Amalia recibió críticas muy duras relativas a su aspecto físico. Las redes sociales se inundaron de comentarios despectivos que hablaban de sobrepeso y se preguntaban si sus padres vigilaban su alimentación.

Un polémico cambio de residencia

Amalia de Holanda, heredera al trono

Amalia de Holanda junto a sus padres y hermanas durante el último posado familiar en Villa Eikenhorst

No obstante, cada paso de Amalia de Holanda, incluido su posible primer romance, es analizado con lupa. Por ahora, salvo contadas excepciones, ella lleva una vida lo más normal posible junto a su familia. El pasado diciembre todos se trasladaron a vivir al Palacio Huis ten Bosch en La Haya. Una mudanza no exenta de polémica ya que la vivienda se reformó entera y la reforma costó el doble de los presupuestado en un inicio.

Déjanos tus Comentarios