La delgadez de Amaia Salamanca, de nuevo a debate

Amaia Salamanca

Amaia Salamanca durante su visita a El Hormiguero. / Redes sociales.

Cada vez que Amaia Salamanca pisa el plató de El Hormiguero, su físico se convierta en objeto de debate. Cada vez que la actriz acude a divertirse al programa presentado por Pablo Motos, las redes sociales arden. Una acalorada discusión entre los que están a favor y los que se encuentran en contra de la figura de la actriz.

Amaia llegaba puntual a su cita con los espectadores para hablar de la nueva campaña de moda que protagoniza. Es imagen de una conocida firma de bañadores y biquinis. Aunque este tema no fue lo único de lo que se habló en la entrevista, lo cierto es que algunos comentarios de la actriz provocaron reacciones airadas entre los espectadores.

¿Bañador o biquini?

Amaia Salamanca

Poco imaginaba Amaia que las redes la convertirían en protagonista de la polémica. / Redes sociales.

Esta sencilla pregunta, que además es más que relevante si tenemos en cuenta el motivo de la entrevista, se convirtió en toda una «trampa» para la invitada. Sin darle mayor importancia, Amaia contestó que prefería bañador. «No se si por madurez o por la tripita de mamá«.

La audiencia no dejó pasar de largo esta inocente respuesta de la actriz. Pronto comenzaron a comentarla en las redes sociales, dando lugar a un encendido debate. ¿Puede quejarse Amaia de su tripa, siendo como es una mujer delgada? De hecho los comentarios iban aún más lejos. Señalaron la excesiva delgadez de la actriz e hicieron notar que su físico no debería ser ejemplo de belleza femenina.

Las dos caras de la moneda

El peor miedo de Amaia Salamanca con sus hijos

El físico de Amaia Salamanca siempre está en entredicho.

Lo cierto es que parece imposible acertar. En su última visita a este programa también su físico fue puesto en entredicho. Señalando la delgadez de la actriz y destacando que, un físico como el suyo, no es sano. Y tampoco debería ser ejemplo de nada. Este tipo de comentarios quieren llamar la atención sobre el férreo control que se exige a las mujeres sobre su cuerpo. También sobre lo mucho que se espera que tengan unas medidas concretas.

Esto, sin embargo, es un arma de doble filo. La intención de quienes señalan cuerpos como el de Amaia y afirman que ese no es el cuerpo de una mujer normal, a menudo no se dan cuenta que, con su actitud, dejan fuera de la ecuación a todas quienes, por delgadas, también quedan fuera de la norma. Igual que quienes señalan a quienes pesan más y afirman que sus cuerpos no son bellos. Parece que lo que gusta es señalar.

Déjanos tus Comentarios