De la cocina a la bañera: 10 alimentos que te cuidan por dentro y por fuera

De la despensa a la bañera: alimentos que te cuidan por dentro y por fuera

Muchos alimentos de los que consumimos pueden ayudarnos también en nuestros rituales de belleza.

¿Sabías que muchos de los ingredientes que solemos usar en la cocina puedes usarlos en tu belleza? Pues sí; de hecho, si los trasladamos al baño, nos ayudarán a mejorar el estado de nuestra piel y a relajarnos. Toñi Leal, experta en belleza y Wellness Personal Assistant del Hotel Royal Hideaway Sancti Petri, nos hace un recorrido por 10 ingredientes que, si los incorporamos a nuestro ritual de belleza, pueden ayudarnos a estar bien tanto por dentro como por fuera.

1. Jengibre, purificador.

El jengibre es uno de esos imprescindibles que no puede faltar en nuestra despensa. En infusiones, mejorará el estado de nuestra garganta y nos ayudará a mejorar nuestras defensas. En el baño, sirve para calentar el cuerpo y liberar toxinas; de hecho, si te envuelves en una sábana inmediatamente después de salir de la bañera, puedes continuar desintoxicándote a través de la transpiración durante otro par de horas. Dependiendo de la capacidad de tu bañera, puedes añadir desde 1 cucharada a 1/3 de taza.

2. Leche, hidratante.

Bebida, la leche posee numerosos beneficios que todos conocemos; pero en una infusión con té, además, puede favorecer nuestro estado de ánimo.  La causa: es rica en triptófano, la materia prima para que generemos más serotonina. Además, posee proteínas y resulta estimulante, potenciando de este modo la capacidad energizante del té negro o el blanco, por ejemplo.

Para la piel, la leche proporciona humedad a la epidermis y puede ser un buen calmante para las quemaduras de sol, además de un remedio natural para revitalizar la piel seca, proporcionando efectos nutrientes de larga duración. De dos a cuatro tazas de leche entera serán suficientes. Recuerda que cuanto más grasa sea, mejor para la piel.

De la despensa a la bañera: alimentos que te cuidan por dentro y por fuera.

3. Aceite de oliva, antioxidante y nutritivo. 

Una infusión con hojas de olivo será muy beneficiosa como anti-edad, ya que es rica en polifenoles. Además, es antioxidante y favorece la presión arterial. Pero además, el aceite de oliva en el agua del baño es muy nutritivo para la piel y resulta perfecto para épocas de cambio estacional, cuando sus niveles nutricionales pierden equilibrio.

4. Miel, antiséptico y cicatrizante. 

Es un componente ideal para combinar con un té o leche caliente por su aporte de minerales y su capacidad antiséptica y cicatrizante. Por otro lado, en el baño, con aceite, ayuda a que estese mezcle con el agua en lugar de que flote en la parte superior, permitiendo crear una mezcla homogénea que entra en mejor contacto con la piel y resulta muy nutritiva y nos ayudará a desintoxicar al tiempo que la suaviza y cuida. La miel posee, además, propiedades cicatrizantes, por lo que es perfecta en ciertas situaciones para las heridas.

De la despensa a la bañera: alimentos que ye cuidan por dentro y por fuera.

El té de roobois es bueno para la piel y está especialmente indicado para las personas con acné.

5. Té rooibos, antiinflamatorio y revitalizante.

Esta hierba contiene muchos componentes antiinflamatorios como zinc, alfahidroxiácidos, vitaminas y antioxidantes, haciendo que sea muy positiva su ingesta y también bañarnos en tan famosa infusión. También es remineralizante y muy efectivo contra el acné.  Se debe llenar la bañera hasta la mitad con agua muy caliente y añadiendo en aproximadamente cuatro bolsitas de té. Déjalo reposar al menos 10 minutos para luego sumergirte. Si, mientras te bañas, te tomas un té rooibos, la experiencia será perfecta.

6. Harina de avena coloidal, calmante.

Es una avena natural molida en un polvo muy fino. Cuando se utiliza en el baño, la harina de avena coloidal puede aliviar la piel seca, el picazón o las inflamaciones. Es un remedio totalmente natural para el eczema, picaduras de insectos, la varicela e irritación por plantas como la hiedra venenosa.

Coge 1 taza de copos de avena, tritura hasta que se convierta en un polvo fino y añádelo al baño. Permanece en la bañera durante 15 minutos más o menos. Tomada junto a una infusión, te aportará textura y, sobre todo, numerosos beneficios, ya que disminuye el colesterol y es un gran suplemento vitamínico.

De la despensa a la bañera: alimentos que te cuidan por dentro y por fuera

Además de muy digestiva, la manzanilla es ideal para situaciones de estrés y ansiedad.

7. Manzanilla, digestiva y relajante.

La manzanilla posee propiedades sedantes suaves, por lo que se va a convertir en una buena aliada para combatir el estrés y mejorar nuestra digestión. Llena la bañera con agua caliente y añadirle al agua una infusión fría de manzanilla, que habrás preparado añadiendo 3 o 4 cucharadas de flores de manzanilla a medio litro de agua hirviendo. Cuando te sumerjas en la bañera, sentirás cómo se desvanece el estrés al tiempo que tu piel se perfuma deliciosamente.

8. Café, sal y cítricos, una fórmula revitalizante.

Para eliminar el cansancio y reactivar los músculos, no hay mejor aliado que el café. Mientras te tomas un café -que aumenta la presión sanguínea, reduce el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular y previene posibles infartos– disfruta de un baño preparado con la siguiente mezcla: tres tazas de sal, una taza de café, una taza de leche en polvo, un limón y una naranja.

Corta la naranja y el limón en rodajas y ponla en un bol; añade una taza de café y deja marinar 5 minutos. Después, coge otro bol y añade las 3 tazas de sal y la leche en polvo y mezcla bien. Une las dos mezclas y remueve y coloca la mezcla final dentro del agua de la bañera.

Los pétalos de rosa, que puedes tomarlos también en infusión, suponen un aporte extra de Vitamina C.

9. Petalos de rosa, depurativos y expectorantes 

Además de su excelente aroma, reaniman la piel cansada, son depurativos, antioxidantes, mejoran nuestra capacidad respiratoria y suponen un aporte de Vitamina C. Prepara el baño a unos 37º y añade cuatro gotas de esencia de rosas al agua y pétalos de rosas para cubrir la superficie.

10. Vino, rejuvenecedor y estimulador de la circulación.

El vino, tomado en sus justa medida, puede ayudarnos a perder peso, mejorar nuestra actividad cerebral, aumentar nuestras endorfinas, optimizar nuestra salud dental y reducir el colesterol.  

Si lo añadimos a un relajante baño, estimularemos la producción de colágeno y elastina. Además, gracias a los polifenoles de la uva, nos ayudará a combatir el envejecimiento e impedir la acción de los radicales libres, estimular la circulación sanguínea y linfática, especialmente la de retorno de las piernas. Añade 4 tazas de vino tinto y una taza de miel a la bañera, previamente preparada a unos 37º.

Dejanos tus Comentarios