Alicia de Battenberg: así fue la madre del duque de Edimburgo

Alicia de Battenberg: así fue la madre del duque de Edimburgo

Así como Alicia de Battenberg es descendiente de la monarquía británica, la familia real española guarda parentesco con la reina Isabel II.

El pasado 25 de febrero, Alicia de Battenberg hubiese cumplido 135 años. Gracias a la tercera temporada de The Crown, hemos podido conocer muchos más detalles de la fascinante vida que tuvo la madre del duque de Edimburgo. Marcada por su sordera, sus problemas mentales y su afán religioso. Circunstancias en las que la realidad supera a la ficción y aunque, tan solo aparece en un episodio de The Crown, podría ser la protagonista de su propia serie.

Nacida en el Castillo de Windsor en 1885 hace exactamente 135 años, en presencia de su bisabuela la Reina Victoria, era una de las hijas del Príncipe Luis de Battenberg y de la Princesa Victoria de Hesse, hija a su vez de la Princesa Alicia del Reino Unido (hija segunda de la Reina Victoria). Fue su madre quien descubrió que Alicia de Battenberg padecía una sordera congénita que le acompañó toda su vida, pero que no le impidió aprender.

Los problemas mentales de Alicia de Battenberg

Alicia de Battenberg: así fue la madre del duque de Edimburgo

A la izquierda, delante, María de Teck (madre del rey Jorge VI), junto a Alicia de Battenberg el día de la boda de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo.

La madre del duque de Edimburgo conocía hasta cuatro idiomas; útiles en los frecuentes viajes que realizó con su familia por Europa. Fue en la coronación del rey Eduardo VII, donde conoció al amor de su vida y padre de sus cinco hijos, entre ellos, Felipe. Alicia se enamoró del príncipe Andrés de Grecia y en 1903 contrajeron matrimonio. Entre otros regalos, recibió una tiara de más de 14 millones de dólares que años después, sería transformada en el anillo de pedida de la reina Isabel II.

Dada la condición de militar del príncipe Andrés, tuvo que exiliarse tras la derrota griega contra Turquía. En ese momento, comenzaron los problemas mentales de Alicia de Battenberg que no pocos atribuyeron a una crisis religiosa. La princesa fue forzada a separarse de su familia e ingresada en un sanatorio de Suiza. Allí, coincidió con Sigmund Freud quien diagnosticó que todos los problemas de la princesa se debían a sus niveles de hormonas y a su “frustración sexual”. Así, no dudó en probar algunos de sus tratamientos con ella, aplicándole rayos X sobre los ovarios para acelerar la menopausia y provocándole graves consecuencias.

Volcada con los más necesitados

Alicia de Battenberg: así fue la madre del duque de Edimburgo

Alicia de Battenberg ha adquirido mayor interés últimamente, gracias a su personaje en la serie The Crown. / Redes sociales.

Alicia se reunió, de nuevo, con su familia en 1937 en el funeral de su hija Cecilia, que falleció en un accidente aéreo junto a su marido y dos de sus hijos. A partir de ese momento, retomó sus relaciones familiares y se trasladó en solitario a Atenas, donde dedicó su vida a los más necesitados. Aunque quiso que Felipe de Edimburgo, todavía adolescente, se trasladase con ella, su hermano Luis Mountbatten lo impidió (Mountbatten es el apellido que la rama inglesa de los Battenberg había adoptado).

Años antes, el príncipe Felipe se había ido Inglaterra para quedarse con sus tíos y rehusó la oferta de su madre pues ya era oficial de la Marina inglesa. Alicia de Battenberg continuó haciendo acciones solidarias en colaboración con la Cruz Roja. Además, fundó la sociedad monástica de Marta y María, cuyo objetivo era capacitar a las hermanas para cuidar a los niños pobres y los enfermos. En 1967, se mudó al Palacio de Buckingham con el príncipe Felipe y la reina Isabel, para dos años después, fallecer en ese mismo lugar.

Déjanos tus Comentarios