Alexandra de Hannover, hija de Carolina de Mónaco, vive su primer amor

Alexandra de Hannover, hija de carolina de Mónaco, vive ilusionada su primer amor

Alexandra de Hannover sale con Ben-Sylvester Strautmann, hijo de un multimillonario alemán

A sus 17 años, Alexandra, la hija de Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover, vive ilusionada su primer amor. La sobrina pequeña del Príncipe Alberto de Mónaco mantiene una relación con Ben-Sylvester Strautmann, un joven de 18 años.

La pareja se dejó ver por primera vez hace unos días, durante el partido de vuelta de octavos de final de la Champions League que enfrentaba al Mónaco y al Manchester City, celebrado en el Principado, donde ambos viven.

Allí, mientras ambos animaban a su equipo, pudimos ver a Alexandra de Hannover y a Ben muy acaramelados y compartiendo una gran complicidad.

Cómo se conocieron

El flechazo entre Alexandra y Ben-Sylvester  tuvo lugar en noviembre de 2016, cuando los dos jóvenes coincidieron en una carrera solidaria donde él llegó a correr 82 kilómetros y ella 93. Desde entonces no se han separado.

Ben, que mide 1,96 metros, llegó a jugar con el dorsal número 15 para el equipo nacional de baloncesto de Mónaco en la categoría sub 18. De hecho, en 2012, Carolina de Mónaco, quien podría convertirse en su suegra, le entregó la medalla de honor «La Fête des Sports».

Además de un gran deportista, el novio de Alexandra triunfa como pinchadiscos. No en vano,  en verano de 2015 Ben creó junto a un compañero de colegio, «MBMC» (Matteo & Ben Monte Carlo), una empresa de Djs  que tiene  entre sus clientes a los mejores clubs del Principado.

Multimillonario y de origen alemán

Los padres de Ben son unos millonarios de origen alemán. La familia amasó una gran fortuna produciendo máquinas agrícolas en Bad Laer, una ciudad de 9.000 habitantes situada en la Baja Sajonia, la misma región de donde, curiosamente, es Ernesto de Hannover, el padre de Alexandra.

Sin embargo, la carrera profesional de sus padres, que se dedican al sector de la banca, les obligó a abandonar Alemania y trasladarse a Mónaco cuando Ben todavía no había nacido.

La consuegra de Carolina,  Sabine Holz-Str, trabaja en el Sarasin-Bank, y su marido, Joachim, en el fondo de inversión Compagnie Monégasque de Banque.

No obstante, a pesar de ser una familia muy bien relacionada, seguro que por la cabeza de los padres de Ben nunca se pasó la idea de poder entroncar con la realeza. Una posibilidad, que de seguir por buen camino el noviazgo de estos dos jóvenes, sería  más que cercana.

 Sin embargo, teniendo cuenta el historial amoroso de los Grimaldi, y sus idas y venidas en lo que a romances se refiere, mejor no hacerse ilusiones.

Déjanos tus Comentarios