El cara a cara de Alejandra Rubio y Terelu

Terelu y Alejandra Rubio se dicen lo que piensan la una de la otra

Terelu explicando cómo le miró Alejandra nada más nacer. / Mediaset.

No hay nada que Terelu no hiciera por su hija y ese es casi el único motivo que le ha llevado a participar en el último vídeo compartido por Alejandra Rubio en su canal de mtmad. Madre e hija se han sentado frente a frente y han abierto su corazón a los fieles seguidores de Black Sheep. Terelu se ha sometido al «Tag de la madre».

Este reto consiste en responder preguntas la una sobre la otra con la mayor sinceridad posible. Aunque el verdadero reto parece terminar el vídeo sin discutir la una con la otra. Las dos han mostrado sus diferencias, pero también sus semejanzas ya que, a pesar de lo que pueda parecer, tienen muchas cosas en común.

Una morena y una rubia

Terelu Campos disfruta de una noche de fiesta con su hija, Alejandra Rubio

Madre e hija están muy unidas. / Instagram: terelubcampos.

Salta a la vista el gran parecido físico que existe entre ellas. No es la primera vez que se señala este dato, hace tiempo ya pudimos comparar una imagen de Alejandra con una fotografía de Terelu cuando era más joven. El parecido físico es asombroso, salvo por la nariz. Este atributo físico ha sido motivo de broma por parte de madre hija ya que, tal y como asegura Alejandra, su madre defiende la exclusividad de su nariz «nadie la tiene como ella».

Esto ha sido al señalar qué es lo que más le gusta a la una de la otra. Alejandra admira la generosidad de su madre, para Terelu la cosa es más complicada ya que, será por el amor de madre, le gusta todo de su hija. ¿Todo? No, parece ser que ambas tienen un pronto bastante fuerte. «De quién lo habré sacado», exclamaba con ironía Alejandra.

Terelu se pone tierna con su hija

Terelu y Alejandra Rubio se dicen lo que piensan la una de la otra

Terelu le reprocha a Alejandra que es poco cariñosa. / Mediaset.

La presentadora también ha tenido momentos para la ternura. Ha recordado cómo fue su nacimiento, pero también le ha asegurado que ella era el único motivo por el que se levantaba cada día y seguía luchando. 

Eso sí, no todo ha sido ternura, también ha aprovechado para lanzarle alguna pulla a su hija. Como cuando ha asegurado que Álvaro (el novio de Alejandra) era más cariñoso que ella. O cuando le ha acusado de ser un poco borde con la gente que le para por la calle para preguntarle si es hija de Terelu. Al parecer, decirles «Tengo nombre, soy Alejandra», no es una respuesta tan amable como ella pensaba.

Déjanos tus Comentarios