Alberto y Charlene derrocharon amor en Alemania

Alberto y Charlene muy enamorados en Berlín

Alberto y Charlene muy enamorados en Berlín

Alberto y Charlene de Mónaco han visitado Alemania. Juntos han recorrido Berlín y Sttugart demostrando que un año después de haberse casado, su matrimonio es más sólido que nunca.

En la capital, como dos turistas más, navegaron a bordo de un barco por los canales del río Spree, que surca la ciudad, y visitaron la Puerta de Brandenburgo. En todo momento se pudo ver una gran complicidad entre la pareja, poco habitual en ella cuando se casaron.

Al día siguiente se reunieron en el Palacio de Bellevue  con el presidente del país, Joachim Gauck, y su mujer, Daniela Schadt, con quien Charlene, que lució un traje con escote de barco en color turquesa.  Por la noche las dos mujeres escogieron vestidos en tono champán para la cena de gala celebrada en el palacio.

Tras esta visita fugaz a la ciudad alemana, los príncipes pusieron rumbo a Stuttgart, ciudad conocida por su industria automovilística, la fábrica de Porsche y de Mercedes se encuentran allí. Hasta el museo que tiene ésta última, se acercó el matrimonio. Charlene escogió un vestido en tono claro con mangas acampanadas y sandalias con cuña estilo romano. Después, y acompañados por el presidente del estado  de Baden-Württemberg, firmaron el libro de visitantes ilustres de la ciudad.

Hace un año que contrajeron matrimonio, y están más enamorados que nuca. Así se pudo comprobar a lo largo de esta visita al país europeo. Incluso, Alberto de Mónaco el pasado 2 de julio, día de su primer aniversario, se deshizo en cumplidos para su esposa en una red social donde escribía lo siguiente: “Estamos muy felices. Estoy muy orgulloso del trabajo que ha realizado mi esposa a lo largo de este año”.

Por su parte Charlene, que antes de viajar a Alemania había estado en la Pasarela de la Moda de alta Costura de París, está más radiante que nunca. En sus últimas apariciones en público está más relajada y sonriente. Parece ser que, finalmente, doce meses después de haberse convertido en princesa, se ha adaptado a su nuevo status social.

 

Déjanos tus Comentarios