La princesa sin trono, Aiko, cumple 18 años

 

Aiko es la princesa sin trono porque le afecta la Ley Sálica de Japón.

Aiko es la princesa sin trono porque le afecta la Ley Sálica de Japón.

Es la hija del emperador Naruhito y Masako de Japón, pero no heredará el trono de su padre. La hija del emperador japonés cumple hoy 1 de diciembre la mayoría de edad, pero aun así no cambia que dentro de unos años pueda ejercer su puesto de emperatriz de Japón.

Por ello se la conoce como la princesa sin trono. Aiko, por el hecho de ser mujer, no puede ejercer este derecho. Pese a estar muy preparada para el puesto, son su tío Fumihito y su primo Hihasito quienes entran en la línea sucesoria del trono de Japón.

Aiko y su potencial

Aiko siempre ha recibido una educación con vistas a su posición en la Familia Imperial.

Aiko siempre ha recibido una educación con vistas a su posición en la Familia Imperial.

Aiko ha vivido estos 18 años con el peso de no poder ser la heredera. Aun así, la niña del Sol naciente, como significa su nombre, no ha dejado de prepararse para su futuro. La hija del emperador y Masako ha recibido siempre una educación a la altura de su dinastía. Por ello, son muchos los que aseguran que Aiko está más que preparada para ser la primera mujer que herede el trono de japón después de más de 200 años.

Aiko es una artista, siempre ha estado ligada al mundo de la pintura y la música – desde muy pequeña toca el violonchelo-. Además, tiene el deporte entre sus hobbies favoritos y el año pasado perfeccionó su inglés en Eton, muy cerca del Castillo de Windsor. Aún así, la princesa ha vivido en su adolescencia momentos muy duros. Sufrió bullying de joven y se especula que pudo pasar por un trastorno de la alimentación que tuvo muy preocupada a su familia.

La polémica Ley Sálica

Aiko siempre ha sido la alegría de Naruhito y su mujer Masako.

Aiko siempre ha sido la alegría de Naruhito y su mujer Masako.

Han pasado más de 200 años desde que Go-Sakuramachi fuera la última mujer que ocupara el trono de Japón. La llegada en 2001 de la princesa Aiko volvió a abrir el debate de cambiar la ley. Aun así, el país nipón es férreo en cuanto a sus tradiciones. La Ley Sálica -en la que prevalece el varón sobre la hembra- se impone pese a que las nuevas generaciones de Japón buscan y piden actualizarse a los nuevos tiempos.

Parece  ser un caso perdido que la costumbre del Trono del Crisantemo cambie, por lo que Aiko tiene todas las papeletas de no ocupar nunca el trono de Japón. Actualmente, el heredero al trono es su tío Fumihito mientras que el segundo en la línea sucesoria es el hijo de este y primo de Aiko, Hihasito (13 años). La princesa llega así a la mayoría de edad con un buen potencial, pero con la negativa de una ley milenaria.

Déjanos tus Comentarios