Ágatha Ruiz de la Prada, feliz con su nueva vida

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

Ágatha ha vivido «un año soñado» como dice ella.

Ágatha Ruiz de la Prada está viviendo un año mágico. Su felicidad tiene nombre propio y brindamos con ella en Bodegas Valduero, donde acaba de ser nombrada socia de honor. Ahora, un año y nueve meses después de su sonado divorcio de Pedro J., la diseñadora vive un momento mágico en el que los amigos, y como no, su relación con Luis Miguel Rodríguez, tienen mucho que ver. «Luismi es un amor y sabe cómo tratara las mujeres», afirma Ágatha.

Para celebrar esta felicidad viajamos con ella a la Ribera del Duero, donde acaba de cosechar un nuevo éxito: ha sido nombrada miembro de honor de la «Tenada de Valduero», un exclusivo club entorno al mundo del vino del que ya forman parte otros famosos, como Ana Rosa Quintana, Plácido Domingo o Feliciano López.

Como el buen vino

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

«A mí lo que me gusta es hacer lo que me da la gana, y ahora lo estoy haciendo», explicaba Ágatha.

Ágatha firmó agradecida la tapa de la barrica que le acredita como socia de honor de la Membresía La Tenada de Valduero: «Esto es un premio a su trayectoria profesional. Hacer vino es un arte y por eso queremos premiar a los mejores en sus artes, y Ágatha es un referente internacional en el mundo de la moda», afirman Yolanda y Carolina García Viadero, directoras y propietarias de Valduero. Como socia de honor del club, Ágatha recibirá 300 botellas de Valduero Una Cepa 2014, «un vino con estilo propio», como ella lo ha definido.

Ágatha ¿te gusta el mundo del vino? Aprecio mucho el vino y considero que el vino es un arte. He vivido mucho años con un hombre que tenía muchos defectos pero que tenía la virtud de gustarle el vino y aprendí mucho de este mundillo a su lado.

Tú, como el buen vino, mejoras con los años. ¿Cómo lo haces? Poco a poco va una perfeccionándose. Este año ha sido un año mágico, extraordinario. El primer año tras la separación fue un año de sorpresa, un año duro. Al principio me preguntaba «qué es esto, qué ha pasado, me he quedado sin punto de referencia». Pero desde el primer momento me di cuenta que, en cuanto superase eso, y yo tenía que superarlo por narices, iba a ser extraordinario. El primer año fue un año lleno de emociones que yo ya no sentía. Yo creo que adelgacé de tantas emociones. Recibí muchos apoyos, muchos mimos, de toda la gente de la calle, de la prensa…

¿Por qué te quiere la gente tanto? No lo sé. Yo me di cuenta enseguida que en esto del divorcio la opinión pública iba a ser muy importante para mí, y lo ha sido.

Superado el divorcio

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

Ágatha se ha refugiado este tiempo en sus amigos, como Marta Sánchez.

¿Quién ha sido vital para ti en este tiempo? Al principio vitales han sido mis amigas. Después han sido también vitales los hombres. Está muy bien tener trabajo, y gracias a Dios siempre lo he tenido. También tener aficiones. Yo tengo una vida cultural bastante espectacular porque me encanta las exposiciones, el arte, la música, leer… y eso me ha ayudado mucho. Pero lo que de verdad me ha ayudado son mis amigas, básicamente, y luego, poco a poco, los amigos. Los amigos han ido tomando un papel fundamental. En general toda la gente se ha portado fenomenal conmigo.

Hablar de Ágatha es hablar de color. ¿Tras la separación hubo un momento que tu vida se fundió a negro? No, nunca. Fundirme a negro no me merecía la pena.

¿Te arrepientes de algo en la vida? La verdad es que no. Todo llega en su justo momento. Yo nunca hubiese tomado la decisión de separarme. Yo por mí hubiera seguido así toda la vida. Ves cosas que no te gustan pero piensas, bueno, los señores se vuelven muy pesados. Sin embargo, luego pasa y dices, ¡Dios mío, por qué no me habrá pasado esto antes!

El amor de Ágatha tiene nombre propio

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

Ágatha Ruiz de la Prada y Luis Miguel Rodriguez durante en la II edición de los Premios Internacional del Periodismo Vanity Fair.

¿Alguna vez has dejado de creer en el amor? No, nunca.

En estos momentos, sentimentalmente, ¿cómo te encuentras? La verdad es que estoy feliz. Ha sido un año espectacular, un año soñado. Yo tenía miedo que este segundo año no fuera tan bueno, vamos, más que miedo estaba aterrorizada. Y ahora mismo estoy muy tranquila.

¿Esa felicidad que sientes ahora mismo tiene nombre propio? Sí. Tiene algo de nombre propio, pero en fin, es un momento mágico.

¿Luis Miguel es solo un amigo o es algo más? Luismi es adorable, ¡qué mono es! Lo que me choca un poco es que ha sido todo muy público desde el primer momento. Pero, por otro lado pienso, y qué más me da, no tengo que dar explicaciones a nadie, y él tampoco.

¿Cómo os conocisteis? Fue muy divertido. Un medio de comunicación hizo una lista con diez posibles novios para mí. Yo vi esa lista en Internet y pensé, pues no está mal la lista. De los diez hombres que aparecían yo conocía a todos menos a uno, a Luismi. Pensé, tengo que llamarle y comentarlo con él. Y, casualidades de la vida, le conocí esa misma noche. Yo también había hecho mi lista, pero no aparecía él porque no le conocía.

¿Un futuro con Luismi?

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

Ágatha Ruiz de la Prada junto a Luis Miguel Rodríguez en uno de sus primeros encuentros

Y después ¿qué pasó? Pues nos conocimos un jueves y el lunes quedé a cenar con él. Al día siguiente me escribió una periodista para preguntarme si estaba saliendo con Luis Miguel. Le dije, hombre, si salir es ir a cenar una noche… Me dijo que lo iba a publicar y le dije que hiciera lo que quisiera. Lo bonito es que desde el principio no me importó que fuera una cosa pública.

Tu ex y Luismi son muy distintos… Todo el mundo es distinto, pero es que el otro se creía que era el Conde de Fernán Núñez, y no lo era.

¿Qué es lo que más te gusta de Luismi? Luismi es un amor, es adorable. Es muy simpático, muy listo, hipergeneroso y sabe muchísimo de señoras. La verdad, como yo soy muy vaga, necesitaba uno que supiera cómo tratar a las señoras, y Luismi sabe un montón. Todo el mundo le pregunta, ¿Luismi, qué les das?

Tu exmarido se ha vuelto a casar. ¿Tu estarías dispuesta, llegado el momento, a volver a dar ese paso? De mi exmarido ya ni me acuerdo, para mí no existe. En cualquier caso, yo soy muy poco de bodas. Mira lo que tardé en casarme y lo poco que duré. A mí lo que me gusta es hacer lo que me da la gana, y ahora lo estoy haciendo. Pero ahora llega el verano y vamos a ver qué pasa.

Ágatha  no deja de sonreír

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

La diseñadora luce radiante y feliz desde que conoció a Luismi.

¿Harás planes con Luismi? Esto me ha fastidiado un poco las vacaciones. Lo tenía espectacularmente planeado y ahora mi verano está un poco bombardeado. Mis planes se han ido un poco al carajo. De momento me voy a ir como siempre a Mallorca, pero es un verano muy diferente. A ver cómo lo pasamos.

Luismi y tú tenéis amigos comunes, entre ellos Carmen Martínez Bordiú. Tenemos muchos amigos comunes, no solo Carmen.

Pero ella fue pareja de Lusmi, ¿qué opina de lo vuestro? Carmen también es un amor, es bárbara. Nos llevamos muy bien. Nos hemos hecho amigas ahora pero siempre he sido fan suya; Carmen es top para mí. Es muy lista, simpática, muy libre… me gustaría ser como ella.

Últimamente Luismi te acompaña en tus compromisos sociales ¿Cómo está viviendo él todo esto? De momento todo le parece bien, luego ya veremos (risas).

Los hijos de Ágatha: sus pilares fundamentales

Ágatha Ruiz de la Prada feliz con su nueva vida

La diseñadora junto a sus hijos Cosima y Tristán.

En su visita a Bodegas Valduero Ágatha estuvo acompañada de su hijo Tristán. Tanto él como su hermana  ya conocen a Luis Miguel Rodríguez.

¿Tus hijos le conocen? Lo han conocido de manera casual, es que ha pasado todo muy deprisa. Pero la verdad que ha sido todo muy mágico y muy bonito.

Tanto Cosima como Tristán han sido también fundamentales en este tiempo. Bueno, ¡cómo se han portado mis hijos, qué gozada! Pero vuelvo a decirlo, los que mejor se ha portado han sido, primero las amigas, y después los amigos. Cuando digo los amigos me refiero a los señores. Yo antes no miraba nunca a un tío. Podía estar Míster Mundo a mi lado que yo no le veía. Ahora les veo por todas parte y pienso: ¿pero esto qué es?

¿Qué le pides a la vida? Después de esto no puedo pedirle nada más. Solo puedo darle a la vida las gracias por todo lo que tengo.

Déjanos tus Comentarios