Adara y Gianmarco, frío reencuentro con cobra incluida

Adara y Gianmarco protagonizaron un encuentro que nadie se esperaba. / Mediaset.

Adara y Gianmarco protagonizaron un encuentro que nadie se esperaba. / Mediaset.

Menuda tensión la que se ha vivido en el debate final de GH VIP 7. Adara, la flamante ganadora de la edición, aterrizaba de su paso por el concurso para enfrentarse a la opinión de colaboradores y compañeros. Allí, donde parecía que se iba a dar lugar el gran reencuentro con Gianmarco, se quedó todo a medias.

La situación entre lo dos fue de lo más fría, y así, han saltado las alarmas con su situación. ¿Dónde han quedado los sentimientos entre el italiano y la ganadora? El caso es que la llegada al plató de Adara no fue la esperada por el público, que recibió a Gianmarco con dos besos algo tensos.

Y Adara… se ganó la cobra

El italiano se encuentra molesto con la ganadora porque desde que ha salido no ha tenido una conversación con él. / Mediaset.

El italiano se encuentra molesto con la ganadora porque desde que ha salido no ha tenido una conversación con él. / Mediaset.

Adara era todo nervios en los inicios el debate. Jordi González fue el encargado de llevar a la ganadora hasta el sofá para sentarla al lado de Gianmarco. En ese momento, ni un acercamiento por parte de los dos puso en alerta a todos los presentes. «Dale la mano, al menos», le decía el presentador. Pero al final terminaron con dos besos muy fríos. El plató, que quería, más pidió el beso que estaban esperando.

Y… cuando Adara se quitó los nervios y se inclinó hacia el italiano, este le hizo la cobra. Ni compañeros ni colaboradores entendían qué estaba pasando. Pero Gianmarco lo tenía claro. No había recibido más que un mensaje escueto por parte de la ganadora, algo que lo tenía enfadado. Además, la negación de Adara al beso desde un principio hizo al italiano decir: «No quiero forzar nada».

Sus primeros enfrentamientos con el exterior

Adara es un mar de dudas y solo quiere centrarse en su bebé. / Mediaset.

Adara es un mar de dudas y solo quiere centrarse en su bebé. / Mediaset.

La tensión se desató así entre los dos en el plató. Fue entonces cuando las primeras informaciones del exterior afectaron al acercamiento entre los dos. Adara terminó explicando que su madre le había contando cosas de Gianmarco que no le habían gustado. Sus visitas a diferentes programas para contar su versión era algo que podía perjudicar a la ganadora y su bebé. Y eso hizo que la exazafata no creyera en la total sinceridad del italiano y sus sentimientos.

Por otra parte, Adara empatizó con el que hasta ahora es su pareja, Hugo Sierra. Tanto Gianmarco como Hugo han visitado diferentes platós, pero la ganadora entiende que el padre de su hijo «esté dolido». Aun así, recalca que necesita «aterrizar y tener conversaciones». Pese a todo este alboroto de dudas e informaciones, Adara concluyó de forma tajante que «mis sentimientos no han cambiado».

Déjanos tus Comentarios