Adara y Gianmarco acercan posturas con tímidos reproches

Ahora que la vida les ha dado una segunda oportunidad, Adara y Gianmarco parecen dispuestos a limar asperezas. / Mediaset.

Ahora que la vida les ha dado una segunda oportunidad, Adara y Gianmarco parecen dispuestos a limar asperezas. / Mediaset.

El final de GH VIP estuvo marcado por el incipiente romance entre Adara y Gianmarco. Pero el concurso terminó y con él la burbuja en la que ambos estaban viviendo. Una vez tuvieron que enfrentarse al mundo real llegaron los problemas, los reproches, los malos entendidos, las verdades a medias y las decepciones.

Su primer encuentro no auguraba nada bueno. Adara estaba desencantada, Gianmarco había desaparecido de su vida tal y como había llegado, de golpe y sin explicaciones. Ella tenía muchas cosas que solucionar en ese momento ya que su paso por la casa supuso el final de su relación con el padre de su hijo, Hugo Sierra. Esto provocó una gran decepción en el italiano, que sentía que ella había «pasado de él».

Adara y Gianmarco por fin han hablado

Tras un sentido abrazo ambos se sentaron a hablar sobre sus sentimientos. / Mediaset.

Tras un sentido abrazo ambos se sentaron a hablar sobre sus sentimientos. / Mediaset.

De nuevo encerrados en un reality, en el lugar en el que vieron nacer su amor, Adara y Gianmarco por fin han encontrado el momento adecuado para hablar de todas esas cosas que han estropeado lo que parecía una eterna historia de amor.

Ha sido ella quien, viendo al italiano tumbado en la cama con cara de haber llorado, se acercaba a él para limar asperezas. «Estoy muy decepcionada por todo lo que ha pasado fuera, siento que te hubieras reído de mí», le ha dicho sincera. «Si no hubiéramos vuelto aquí, no nos hubiéramos vuelto a ver». 

Reproches pero con sonrisas

El italiano y Adara protagonizaron un tenso encuentro lleno de reproches. / Mediaset.

Su primer encuentro estuvo marcado por la tensión y los reproches. / Mediaset.

Gianmarco quería saber qué siente Adara en este momento. Ella sincera no ha dudado en contestar: «Ahora mismo, decepción y dolor». Eso sí, sus duras palabras quedan suavizadas por su sonrisa. El tono de la conversación no fue tan bronco como el de su primer encuentro, de hecho, las medias sonrisas fueron predominantes en un dialogo en el que ambos fueron acercando posturas. Incluso tras reprocharle que cuando terminó el concurso, él «desapareciste, hiciste bomba de humo». 

A pesar de las palabras que se dedican y los reproches que se hacen (quien no llamó a quién, quien no desapareció, quien apareció en un Deluxe contando que estaba decepcionado…), la conversación parece que les puede servir para pasar página y dejar atrás los malos ratos. ¿Será el principio de una nueva oportunidad?

Déjanos tus Comentarios